Riesgos de bebés en casa

Riesgos de bebés en casa

Aunque pueda parecer lo contrario la principal causa de muerte en los niños son los accidentes, destacando sobre el resto, los accidentes domésticos infantiles, por encima incluso de todas las enfermedades. Sin embargo, no quiero ponerme alarmista ni pretendo asustar a nadie con este dato ni tampoco pretendo insinuar que cualquier accidente doméstico que se produzca va a tener consecuencias fatales, pero es un dato que no me he inventado, que existe, y por lo tanto no debemos ignorarlo. Para evitarlos o reducirlos, la prevención es primordial.

Nadie estamos libre de sufrir cualquier tipo de accidente en el hogar, pero indudablemente hay grupos de riesgo como los niños o los ancianos que tienen más posibilidades.
Y dentro del grupo de los niños, podríamos decir que, en función de la edad de éstos, los riesgos son diferentes.

Peligros que les acechan

En base a esto podríamos decir que los riesgos de los bebés más chiquitines hasta los 6 meses de edad son los traumatismos por caídas desde el cambiador o la cuna, las quemaduras con el agua del baño o por darles a tomar biberones excesivamente calientes.
Para tratar de evitar estos accidentes las recomendaciones son muy sencillas. No dejar nunca sin vigilancia al bebé en la cama o el cambiador. A veces pensamos que son demasiado pequeños para darse la vuelta y caerse, pero todos nos hemos sorprendido al ver lo que son capaces de hacer en menos de 5 segundos.
Para asegurarnos de que la temperatura del agua del baño es la óptima podemos utilizar un termómetro apropiado para ello. A veces fiarnos del instinto puede hacer que cometamos errores.

Después de esta edad, los bebés tienen la costumbre de llevarse todo a la boca. Es su forma de reconocer los objetos, y algo que puede ocasionar fácilmente problemas de atragantamientos.
Cuando los bebés empiezan además a gatear, se une otro peligro que son los enchufes.
Sienten una inevitable atracción por meter los dedos en ellos, por lo que es conveniente taparlos con algún tipo de seguro especial para que no puedan hacerlo.

Cuando comienzan a caminar, hay los riesgos de accidentes hay que sumarles los riesgos de caídas y traumatismos, y por eso es importante evitar las alfombras, y tener objetos por el suelo que puedan hacerles tropear y caer.

La curiosidad de los niños les lleva a querer tocar, ver, probar… Necesitan averiguar muchas veces que algo “hace daño” o “pincha” por ellos mismos, aunque nosotros se lo hayamos advertido. Sin embargo, no por ello debemos dejar de hacerlo. Es fundamental empezar desde el principio a enseñarles y educarles en lo que se puede y no se puede hacer, porque supone un grave riesgo.

Cuando les llega la edad de trepar y escalar, algunos son más propensos a esto que otros, es muy importante evitar colocar sillas o banquetas debajo de las ventanas. También es muy recomendable contar con un seguro para poder dejarlas cerradas y que no sean capaces de abrirlas en un descuido.

Los medicamentos suelen llamar también la atención de los más pequeños. Quizá por el colorido, o por el tamaño de las cápsulas, puedan parecerles que son caramelos, y los riesgos por ingesta de algún medicamente son bastante altos, por lo que es muy importante que te asegures de guardarlos en un lugar al que no tengan acceso.

En la cocina

Los accidentes pueden ocurrir en cualquier habitación de la casa, pero debemos prestar especial atención a la cocina.
En ella también hay un montón de peligros para los niños que pueden tener consecuencias graves. Por ejemplo, las quemaduras.
Cuando estés cocinando, evitar que los mangos de las sartenes o las ollas queden por fuera de la placa. Eso impedirá que puedan tirar de ellos y derramarse lo que estás cocinando por encima, ya sea aceite o algún líquido hirviendo.

Mantén fuera de su alcance también los productos de limpieza para evitar intoxicaciones, y asegúrate de que todos los botes cierran correctamente.

No dejes nunca por la encimera objetos afilados como cuchillos o algún otro utensilio con cuchillas para que no tengan la tentación de jugar con ellos.

Y sobre todo, a partir de cierta edad, insísteles en mostrarles los peligros a los que se exponen y no tengas miedo de prohibirles algunas cosas. Puede que el niño pase un mal rato ante la negativa, pero mejor eso que lamentar después.

Si queréis profundizar un poco más en el tema, os recomiendo que leáis este artículo en el que habla sobre este tema tan importante, la prevención de los accidentes domésticos infantiles.


Artículos relacionados

Accidentes domésticos infantiles

Hay una película que me encanta en la que se pronuncia esta frase: No hay ningún lugar como el hogar.

Accidentes más comunes en el hogar

En Estados Unidos lo llaman “shit happens”, me refiero a ese accidente absolutamente impredecible que ocurre mientras estamos tranquilamente en

Medidas de seguridad para los más pequeños

Cierres de seguridad para los enchufes, topes esquineros, barreras para la cama, moldes de seguridad, alfombras para la bañera, sillas

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies