Accidentes domésticos más comunes

Ninguno de nosotros estamos libres de sufrir un accidente doméstico. Bajo esta premisa debemos actuar hacia la seguridad integral en casa. Cuando conocemos de un accidente doméstico nos suele parecer de lo más rocambolesco o incluso imputable a despistes impropios en nuestro caso. Sin duda un planteamiento perfecto para que finalmente ocurra.

Evitando los peligros más frecuentes

Generar el mejor espacio libre de accidentes es la mejor garantía para mantenernos lo más cerca posible del riesgo 0. Para ese fin, varios son los aspectos a contemplar, con sus medidas correspondientes a tener en cuenta. La prevención de accidentes domésticos parte de una evaluación sencilla pero eficiente que elimine toda esa gama de posibles puntos críticos.

  1. Grupos de riesgo: En primer lugar hay que agrupar a los integrantes de nuestra familia o que conviven en nuestro hogar y que pueden convertirse en focos de mayor o menor riesgo de accidentabilidad. Los niños y los mayores, como ocurre casi siempre, por sus posibles mermas de facultades pueden
  2. Tipos de accidentes: Considerar las casuísticas de posibles accidentes y plantear intervenciones seguras a la hora de realizar intervenciones concretas alejan riesgos innecesarios que pueden aumentar su potencial acaecimiento. (Alejar productos tóxicos de niños o mayores, disponer de guantes de seguridad para manipular instalaciones eléctricas o incluso para cortar el jamón…)
  3. Rango de los accidentes: Estar al tanto de lo que puede suponer el uso de un electrodoméstico, una revisión de una instalación o la limpieza de una zona de difícil acceso te predispondrá a tomar más o menos medidas de seguridad (alcanzar la parte alta de un armario siempre con una escalera doméstica en buen estado y jamás con una silla, o sacar la bandeja del horno con los guantes especiales para hornos…). Cualquier intervención, desde la más habitual hasta la más extraordinaria debería ser rápidamente cualificada en cuanto a su riesgo y atajada con la mayor seguridad posible.
  4. Usos, costumbres y mantenimiento: Las buenas costumbres, el orden y el correcto mantenimiento son fundamentales para la conservación de ese hábitat seguro. Cuando conseguimos establecer unas rutinas de interacción con nuestro hogar, unas normas básicas de conducta, llegamos a eliminar todo tipo de riesgos. Puede sonar trabajoso, pero lo cierto es que las rutinas, la revisión de instalaciones y electrodomésticos, incluso el orden, una vez asumidas, se automatizan sin apenas pérdidas de tiempo (lo que realmente supone pérdidas de tiempo es buscar algo que no se ha guardado en su sitio o encontrarte un electrodoméstico roto de la noche a la mañana ¿no es cierto? )

Los tipos de accidentes que podemos acotar considerando estos cuatro puntos anteriores son los habituales respecto a:

  1. cortes
  2. quemaduras
  3. caídas
  4. golpes
  5. riesgos alimenticios (intoxicaciones por alimentos en mal estado o por consumir productos tóxicos, atragantamientos, etc…)

Aplicando para cada caso la lógica de las 4 pautas básicas nos acercaremos a ese riesgo 0.

Por suerte, la mayoría de los accidentes domésticos suelen derivar en percances menores o daños leves para nuestra integridad o para cualquier elemento de nuestro hogar, pero ese habitual rango menor es un claro indicio de que algo falla. La suerte puede acompañarnos una vez, no esperemos a la segunda…

Protección en el hogar

Las medidas de protección hay que ajustarlas a la realidad de nuestro hogar. Las hay de carácter genera para todos los habitantes de nuestra casa y particulares por grupos de edades.

  • Medidas generales: Puede sonar sofisticado, pero el planteamiento de nuestro hogar, desde lo general a lo más particular, como un espacio seguro, con unas normas y/o pautas redundará en una mayor confortabilidad en su sentido más amplio. Nada más confortable que un lugar realmente seguro como debe ser nuestro hogar.
  • Medidas particulares:
    • Mayores: El riesgo más grande al que se enfrentan nuestros mayores deriva de su menguante movilidad. Una revisión ergonómica en cuanto a sus posibilidades de uso de electrodomésticos, zonas de asiento, camas, dispositivos de encendido, más la liberación de obstáculos en el suelo conseguirá que puedan sufrir unas caídas que a ciertas edades pueden ser peligrosas.
    • Niños: El riesgo más grande al que se enfrentan nuestros pequeños es la intoxicación. La curiosidad de los pequeños y esa tendencia a probarlo todo los conduce a asumir riesgos elevados. La ubicación de productos de limpieza lejos de su zona de influencia es básico. Su supervisión regular también es importante, y el establecimiento de una zona de recreo sin riesgos conseguirá que su rutina de juego quede fijada a esa zona de seguridad. Por supuesto, la cocina, donde preparamos mágicamente esos alimentos que a ellos tanto les gustan debe ser un espacio de riesgo 0. Nada puede estar a su alcance.

A la postre, lo cierto es que nada nos libra de un despiste que derive en un accidente, de un olvido u omisión por las prisas que provoque un percance. Pero con las medidas de seguridad necesarias, el orden, la organización y la concienciación necesarias los porcentajes de riesgo se reducen drásticamente.


Artículos relacionados

Accidentes que suelen ocurrir en la cocina

Como en casa no se está en ningún sitio. Seguro que has oído más de una vez esta frase, o

4 consejos para evitar accidentes en la cocina

Como ya hemos comentado en otras publicaciones, una de las habitaciones con más riesgos dentro de una casa es la

Cosas que los niños no deben tocar

La seguridad infantil en el hogar es un ámbito específico para el que debemos reajustar diferentes aspectos de nuestras rutinas

7 comentarios

Escribe un comentario

    Write a Comment

    <

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies