Accidentes que suelen ocurrir en la cocina

Accidentes que suelen ocurrir en la cocina

Como en casa no se está en ningún sitio. Seguro que has oído más de una vez esta frase, o incluso tú mismo has usado esta expresión en un momento dado, y es que ciertamente es una gran verdad, pero a pesar de ser un lugar donde disfrutar de tranquilidad en familia, no debemos relajarnos en algunos aspectos como la seguridad, y debemos tomar algunas precauciones para evitar los dichosos accidentes en el hogar.

Y si hay un lugar en nuestra casa donde más fácil es sufrir un percance o un accidente doméstico, es nuestra cocina.
Es cierto que nadie estamos libre de sufrirlos, el riesgo siempre existe, y a veces aun tomando ciertas precauciones, los accidentes ocurren, sin embargo, no por ello debemos dejar algunas cosas al azar confiando en que nunca va a ocurrir nada, porque las cosas pasan, y si no tomamos ciertas medidas, pueden llegar a tener consecuencias graves.

Especial atención hay que tener cuando además hay niños pequeños en casa. Entonces los riesgos se multiplican y hay que estar con mil ojos para que estos pequeños curiosos no sufran algún accidente que con tan solo un poco de atención y cuidado podríamos haber evitado.

Problemas con electrodomésticos

En una cocina pues, está claro que hay diversos riesgos. Podemos sufrir un corte manipulando cuchillos mientras cocinamos, quemaduras, resbalones, golpes con armarios… y el hecho de ser un lugar donde se concentran tantos electrodomésticos y aparatos eléctricos, incrementa en cierta medida estos riesgos.

Es frecuente por ejemplo, sufrir alguna quemadura mientras cocinamos, bien con la placa vitrocerámica, o incluso con el horno, por lo que debemos estar bien atentos al utilizar estos electrodomésticos.
Con las placas de inducción es otra cosa, en este sentido son más seguras, pero si no disponemos de una, y utilizamos una placa vitrocerámica convencional es de vital importancia no tocar la placa cuando el fuego está encendido, ya que en una placa vitrocerámica además de la superficie del fuego se calienta la superficie alrededor, por lo que es importante tener cuidado de apoyar la mano mientras estamos cocinando.

También es importante que cuando cocinemos coloquemos siempre los mangos de ollas y sartenes hacia dentro, es decir, que no sobresalgan nunca de la placa. De esta manera evitaremos darles cualquier golpe que haga que el contenido de la olla o la sartén caigan sobre nuestras manos o en los pies, causándonos quemaduras graves.
Con el horno, ocurre algo similar. Cuando lo utilices, asegúrate de introducir o sacar los recipientes siempre con guantes apropiados para ello.

Otro gran riesgo y un accidente doméstico muy común en las cocinas son los cortes. Estos se pueden producir por el manejo de utensilios cortantes como cuchillos, pero también por el manejo de pequeños electrodomésticos como la batidora o trituradora, que tienen cuchillas. Jamás, y digo jamás, bajo ningún concepto, intentes limpiar restos de la cuchilla sin antes haber desconectado el aparato.

Aunque también podemos sufrir cortes por vasos o platos que se rompen al cargar o al sacar la vajilla del lavavajillas. Por eso también es importante sacar cada pieza con cuidado, asegurándonos de que la tenemos perfectamente agarrada y que no arrastramos otra pieza al sacarla que pueda caer al suelo.

Los suelos de cocinas y baños también suelen ser resbaladizos, por lo que es importante evitar que al cocinar o fregar los platos, caigan líquidos al suelo. Es frecuente que después al pisarlos se produzcan resbalones que pueden acabar con alguna torcedura.
Aunque parezca obvio, también me gustaría mencionar que evitéis tocar aparatos conectados a la luz con las manos mojadas, ya que existe riesgo de electrocutarse.
Evita también dejar las puertas de los armarios abiertas, sobre todo las superiores. Si vas a coger cualquier objeto, acostúmbrate a cerrar la puerta inmediatamente. Dejar una puerta abierta, puede suponer un golpe en la cabeza.

La lista de posibles accidentes es larguísima, pero podríamos resumirla señalando que los más comunes son: cortes, quemaduras y caídas. Y seguro que muchos de ellos podemos evitarlos con tan solo un poquito de atención por nuestra parte.

¿A quién puedes recurrir?

Pero, y si a pesar de haber tomado todas las precauciones, hemos sufrido un percance, ¿qué hacemos? ¿a quién recurrimos? Es evidente que todo dependerá de la gravedad del accidente, pero ante cualquier duda lo mejor es acudir inmediatamente al servicio de urgencias, bien del hospital más cercano, o de nuestro centro de salud, si dispone de este servicio.

Aunque también es importante saber actuar ante cualquier incidencia y reaccionar correctamente mientras el accidentado recibe los primeros auxilios por parte del personal sanitario.
Si quieres más información acerca de lo que puedes y lo que no debes hacer ante un accidente doméstico, puedes encontrarla en este artículo.


Artículos relacionados

Un buen seguro de hogar

No es cuestión de cruzar los dedos y esperar que nada perturbe el bienestar de tu hogar. Para casi todas

Los peligros de los peques en casa

Los accidentes más comunes en niños mientras estamos en casa son los golpes y caídas, como puedes imaginar. Probablemente quien

Sistemas de seguridad en el hogar

Un sistema de seguridad en casa confiere a nuestro hogar de mayor sensación de control sobre cualquier contingenia. El concepto

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies