Accidentes infantiles en casa

La seguridad infantil en el hogar no es tema baladí. Hay estudios que señalan que en un porcentaje superior al 55%, de los accidentes domésticos en hogares donde hay niños se ven involucrados precisamente esos menores de edad. Curiosamente con valores superiores en niños que en niñas y con picos pronunciados en casos de menores de 5 años. Ante ese panorama, no tomar medidas puede resultar temerario.

Protegiendo a los peques

Como veremos más adelante, los traumatismos fruto de golpes y caídas se encaraman a lo más alto de la accidentabilidad en el hogar para menores. Pero atendiendo al riesgo algunos otros factores son mucho más peligrosos.

No me gusta recurrir a ciertos datos, pero quizás sea buen momento para recordar que las frías estadísticas, ajenas a la realidad de cada casa eso sí, cifran hasta en un 60% el porcentaje de accidentes domésticos imputables a descuidos paternales. El resto se imputa a la falta de medidas de prevención. Lo que desconocen las estadísticas es que no se puede estar cada segundo a los mandos de un niño… pero bueno, los datos están para orientarnos.

Bajo estos datos orientativos podemos actuar, eso sí, para reducir niveles de riesgo en cuanto a algunas tipologías concretas:

  • Quemaduras: La cocina, su vitrocerámica y su horno. A día de hoy estos dos focos son probablemente los dos únicos con los que nuestros hijos puedan quemarse. Disponer ollas y soperas con asas hacia dentro, usar los fuegos más internos, utilizar sistemas de bloqueo de placas si los tenemos y actualizar la vitrocerámica a nuevos sistemas más seguros de inducción nos evitarán problemas. El horno…, pues parecido. Si el horno está trabajando, los niños no están en la cocina. Los modelos más modernos tienen cristales de varias capas que aislan el calor intenso de su interior.
  • Intoxicaciones: Todos esos útiles productos químicos debemos dejarlos bien lejos de los niños, lógico. Gracias a Dios hoy en día las aperturas de sus tapones suelen hacerse con roscas de presión. El control de los alimentos es importante para que una caducidad no suponga un contratiempo.
  • Atragantamientos: Hasta los 5 años nunca podemos bajar la guardia. El masticado debe ser siempre insistido a nuestros pequeños. El incremento progresivo de bocados es cuestión nuestra, tengamos siempre clara la referencia de lo que pueden comer, masticar y tragar sin problema.
  • Caídas: Los peques se van a caer sí o sí, da igual la imputación de culpas que den las estadísticas. No podemos estar constantemente encima. Pero está claro que no provocar situaciones de riesgo ss primordial. Cuando tengamos a un niño en la trona o en el cambiador es básico no dejarlo solo. Parece una obviedad pero en ocasiones consideramos otra tarea como algo imperioso cuando a resultas de lo que puede ocurrir, esa segunda tarea pendiente nunca será prioritaria.

Accidentes más comunes

El comportamiento de nuestros pequeños en casa, respecto al cole o a la calle tampoco difiere tanto. Al final, el mayor porcentaje de accidentes en menores (sobre todo hasta los 14 años) se producen por traumatismos de diferente consideración, claro está. Después acabamos diciéndoles aquello de: ¡Si es que vais como locos!

Cada estudio por zonas, regiones o incluso países ofrece unos datos que pueden variar relativamente, pero en todos ellos en torno al 90% de accidentes son por estos traumatismos por golpes y/o caídas que derivan en simples golpes, fracturas u otras complicaciones mayores.

Frente a la inquietud de nuestros pequeños no es siempre fácil actuar. En pleno estallido de energía vital no siempre es fácil frenarlos, pero la instauración de buenas pautas en casa los ayudará bastante, así como el orden y la limpieza.

Curiosamente se producen diferentes picos según tramos de edades:

  • De 1 a 3 años: En los primeros años de vida la motricidad es la que es. El conocimiento de nuestro cuerpo, la curiosidad, el desarrollo de capacidades motrices… todo se confabula para que en esta franja sucedan todo tipo de percances, desde los consabidos golpes y las habituales caídas hasta intoxicaciones, quemaduras y cualesquiera otros derivados de riesgos domésticos, con especial consideración a los ahogamientos, pues ascienden hasta el 14% de los casos en la franja concreta de edad de los 1 a los 4 años.
  • De 11 a 14 años: La ganancia merecida de autonomía, su voluntad por ser independientes más la falsa sensación de domino propia de estas edades (yo siempre lo comparo con la propia sensación de dominio del conductor veterano que se confía y sufre un percance) los conduce a una relajación en usos y costumbres dentro de casa. Y así ocurre que de repente nos encontramos con accidentes que pensábamos propios de otras épocas de nuestros hijos. No es fácil abundar en ellos sobre el tema de seguridad, no siempre se muestran receptivos (al menos aparentemente), pero hay que insistir en ello.

Claro está que en el amplio intervalo entre estas dos franjas de repunte, las casuísticas no desaparecen. Se trata tan solo de prestar especial atención en estas edades, sin dejar de hacerlo con una cierta menor intensidad entre unas edades y otras. Todo es cuestión de aplicar sentido común por encima de las estadísticas. Observar a nuestros hijos, descubrir sus capacidades y limitaciones, plantear reglas y pautas de obligado cumplimiento, potenciar el orden y limpieza… Ya se sabe que con los hijos siempre hay trabajo duro que hacer.

 


Artículos relacionados

Electrodomésticos ¿peligrosos?

¿Sabías que los accidentes domésticos en el hogar son una de las causas más frecuentes que llenan las salas de

4 consejos para evitar accidentes en la cocina

Como ya hemos comentado en otras publicaciones, una de las habitaciones con más riesgos dentro de una casa es la

¿Qué seguro de hogar elijo?

La elección de un seguro de hogar tiene que ir más allá de la mera publicidad con la que nos

2 comentarios

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies