Los accidentes más típicos en la cocina

seguridad-en-la-cocina

La seguridad en la cocina es, probablemente, el aspecto más relevante en lo concerniente a la seguridad global en el hogar. Nunca está de más contemplar medidas y adoptar pautas de uso para que tu cocina sea un espacio cómodo y seguro.

Cuidado con los dedos…

Los electrodomésticos requieren de nuestras manos para iniciar todas y cada una de sus tareas. Eso supone que cualquier despiste o uso incorrecto nos expone a multitud de peligros. Cierto es que las marcas de electrodomésticos dotan de crecientes medidas de seguridad de cara al mejor uso, pero en ocasiones nuestra capacidad de improvisación supera cualquier estimación de seguridad.

Y, además, no solo los electrodomésticos pueden ser el origen de cortes y heridas. Cuchillos, tijeras, ciertos tipos de embases como latas. La manipulación de tantos y tantos elementos habituales en la cocina tiene sus riesgos.

Hay que considerar que, cuando nos disponemos a elaborar un plato en la cocina, solemos tener por delante varios procesos a compatibilizar. La improvisación es una gran fuente de riesgo. Disponer de todos los alimentos, útiles y preparaciones previas ya dispuestas en tu proximidad evitará ese cocinar mirando para otro lado…

Varios estudios indican que hasta el 15% de los accidentes domésticos son provocados por cortes o aplastamientos. La mayoría de este porcentaje se lo llevan nuestros sufridores dedos.

No es cuestión de hacerte con unos guantes de seguridad, lo cierto es que el tacto y el mimo de la cocina casera requiere de esa manipulación precisa y exquisita. La cuestión es asumir el riesgo inherente, aparcar esa sensación de falsa seguridad que nos ofrece nuestro hogar y pensar en el cuchillo, la batidora o lo que sea, como un elemento cortante. No hay que dramatizar, pero sí concienciarnos.

Cocinar sin peligro

Multitud de electrodomésticos nos facilitan las tareas de cocinado. Pequeños electrodomésticos de sobremesa o grandes electrodomésticos como el horno, la lavadora, el lavavajillas, el frigorífico… Considerar la cocina como un espacio donde adoptar la máxima seguridad redundará en una reducción exponencial del riesgo de accidentes. Y no es solo cuestión de los electrodomésticos, que aunque se ocupan cada día más del grueso de nuestras intervenciones en la cocina, pueden ser complementados con otros riesgos.

En una combinación general, los tipos de riesgo que puedes considerar en tu cocina y sus planteamientos de seguridad son:

  • Golpes y caídas: La correcta distribución de cualquier elemento dentro de la cocina favorecerá el uso adecuado y la mejor movilidad de una actividad a otra. Todo debe estar en su sitio y debe haber un sitio para todo. El guardado de los pequeños electrodomésticos, las puertas de armarios siempre cerradas, la posición de sillas o taburetes, la limpieza (fregado y barrido) cada vez que nos disponemos a abandonar la cocina… Todas estas acciones se convierten en baluartes defensivos con los que evitaremos todo tipo de percandes del tipo caídas o golpes.
  • Intoxicaciones: La ubicación adecuada de productos químicos como la lejía, la adquisición de los mismos productos con cierres de seguridad, la conservación de etiquetados, el correcto almacenado de los alimentos, el consumo en tiempo y forma de alimentos ya cocinados… Muchos aspectos a tener en cuenta para evitar esas desagradables intoxicaciones que pueden acabar siendo graves.
  • Quemaduras: Casi todos los electrodomésticos disponen de apagados automáticos con un tiempo de uso o al final de su labor, ganando así seguridad en su manipulación, pero no hay que olvidar los quemadores de la propia cocina, o las placas vitrocerámicas. Las propias placas, o la posición de sartenes y ollas sobresalientes pueden acabar provocando quemaduras. Y qué decir del horno… Todos sabemos que los guantes de horno vienen muy bien para evitar quemazos, y que la limpieza es mejor esperar un tiempo prudencial… pero al final todos acabas cayendo alguna vez en la trampa de: Va, lo saco ya sin guantes que no quemará, o: Voy a limpiarlo cuanto antes que así se irán antes los restos…
  • Cortes: El diseño ergonómico de batidoras, cortafiambres, procesadores de alimentos y otros pequeños electrodomésticos incluye medidas bien estudiadas de seguridad, solo una manipulación inapropiada o una limpieza en encendido puede provocar un corte, y el accidente puede ser considerable. Si añadimos el trabajo con cuchillos y tijeras el riesgo se eleva. Las tareas con elementos cortantes deben hacerse siempre de manera independiente, sin compatibilizar con otros menesteres.

En muchas ocasiones pensamos que las pautas de referencia son dificilmente cumplibles. Que el tiempo es muchas veces escaso…, excusas, si te organizas bien en tu cocina te acercarás a ese riesgo 0.


Artículos relacionados

Accidentes más comunes de los niños en la cocina

Con los pequeños nunca debemos bajar la guardia. Sucede que una vez llegamos a casa con nuestros enanos, y después

¿Hay más accidentes en verano?

Diferentes estudios tratar de determinar cuándo se producen más accidentes domésticos. Y los resultado parecen orientarse hacia el periodo estival

Un buen mantenimiento de tu lavadora

Te has preguntado ¿qué haríamos hoy en día sin la lavadora? Este electrodoméstico es, seguramente, uno de los más imprescindibles

2 comentarios

Escribe un comentario

    Write a Comment

    <

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies