Averías más comunes en hornos

averias-hornos

Tu querido horno, con el que consigues asar en su punto ideal tantos y tantos platos, desempeña su labor bajo condiciones de calor intensivo. Sometido a temperaturas tan altas, un horno siempre puede padecer pequeñas averías. Lo importante es saber cómo reponerlo a su perfecto estado.

Recambios de piezas

A buen observador, pocas palabras bastan. Las averías que afectan a piezas concretas que han podido sufrir un deterioro se pueden determinar observando detenidamente el trabajo del horno. Poniendo tus sentidos en el asunto la incidencia te quedará muy clarita. Y además dejarás fascinados a todos con tu poder de deducción digno de Sherlock Holmes.

  • Detecta incidencias por tu oído: Los ruidos son siempre claros indicadores de que algo no está funcionando como debiera. Y en el caso el horno lo tienes bien fácil.
    • La única fuente emisora de posibles ruidos internos es el ventilador. Lo peor que puede pasar es que deje de emitir esos ruidos por sí mismo en mitad de un asado pero porque se ha detenido por completo, con lo cual, echarás a perder el menú. Sé previsor y en cuanto escuches ese zumbido regular, más o menos marcado, vete pensando en cambiar el ventilador.
    • Un pequeño clic, indicador del salto del diferencial de tensión eléctrica está dejando bien claro que alguna resistencia está quemada. Si tu horno tiene varias, tendrás que ir soltándolas una a una hasta comprobar cual es la que está deteriorada.
  • Detecta incidencias a simple vista: Te agachas y podrás descubrir…
    • En ocasiones pensamos, ¡anda, mi horno no tiene luz!, olvidando que alguna vez la tuvo. Asegúrate, el 99% de hornos tiene luz de fábrica, pero las bombillas, pese a estar protegidas, suelen sucumbir al calor.
    • La visualización de la parte superior, así como el fondo del horno, durante el proceso de asado, te descubrirá si las resistencias eléctricas o el propio grill no tienen su apariencia incandescente mientras elaboran su función. En tal caso, tocará buscar repuestos.

¿Todo lo arregla el servicio técnico?

Además de las averías que conllevan la sustitución de piezas, te podrás encontrar con algunas otras incidencias que entrañen mayor dificultad de detección y/o reparación para tu nivel de usuario avispado que te pudo sacar de embrollos en otras ocasiones. En el conjunto del horno, más allá de la fácil determinación de piezas que precisen sustitución, puedes encontrar:

  • Incidencias mecánicas: El horno no arranca y sospechas que se puede deber a posibles fallos de desconexiones o cableado eléctrico. O casos en los que las temperaturas no alcanzan el nivel deseado…
  • Incidencias funcionales: Salida de humos por la puerta del horno, deterioro de componentes por uso inadecuado o golpes…

El tema de recurrir al servicio técnico  para estos asuntos puede ser fuente de dilemas. Siempre sospechamos que el servicio técnico oficial va a ser más caro que un reparador externo. Una vez que la garantía ha vencido, o si la avería se debe a nuestra manipulación incorrecta, nos empezamos a plantear el recurrir a otras manitas ajenas a la marca que toquiteen alegremente nuestros electrodomésticos.

Como alguna vez te comenté. El problema de los electrodomésticos de hoy es que sus fabricantes se ocupan de exclusivizar sus aparatos, en el sentido de que para ellos queda el mejor conocimiento de todos los ajustes, de la electrónica, cuando no el cada vez más interviniente software…

Si tienes un horno de última generación, no lo dudes, una reparación de calidad sólo estará en manos de ellos, sus reparadores oficiales. Vamos, yo no me lo pensaría. Si por el contrario tu horno es más sencillito, pues es cuestión de pensar a quién concederle la potestad de intervención. Si es tu última esperanza, antes de comprar otro, pues ni lo pienses, tu vecino que en una ocasión te contó que lo arreglaba todo puede ser esa última bala.

No, en serio, esa dependencia de los fabricantes nos ata a sus reparaciones y piezas, pero también te da una seguridad y opción de reclamación en caso de nuevo fallo. Merece la pena.

Por último, no puedo cerrar esta entrada sin remitirme al repetitivo tema del mantenimiento . Un horno limpio se convierte en una herramienta en perfecto estado de uso, así que tras cada uso, toca pasar el trapo. ¡ojalá todos tuviéramos hornos con aquálisis!  Si no es tu caso, dedícale unos minutillos para dejarlo como nuevo.


Artículos relacionados

Códigos de avería en los electrodomésticos, identifícalos.

Tus electrodomésticos tratan de comunicarse contigo. Es lo bueno de la tecnología a nuestro servicio; si hay un error en

Cómo ahorrar en la reparación de la lavadora

El máximo ahorro en la reparación de tu lavadora lo puedes tener bien a mano. El libro de instrucciones te

Potencial riesgo de incendio en lavavajillas

En ocasiones se han dado casos de incendios en lavavajillas por defectos de fabricación. En estos casos, normalmente, el fabricante

2 comentarios

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies