Cómo evitar accidentes domésticos

Cómo evitar accidentes domésticos

Siempre hemos pensado que nuestro hogar es el sitio donde más seguros estamos, y aunque sea el lugar donde todos deseamos volver después de un duro día, también es uno de los lugares donde más accidentes ocurren ¿Quién no ha sufrido alguna vez un accidente doméstico?

Aunque si bien es cierto, no todos tenemos las mismas posibilidades de sufrir estos accidentes, sino que hay dos grupos de personas cuyo riesgo es más elevado o sufren accidentes con mayor frecuencia: los niños y los ancianos.

Los motivos son varios: su despreocupación en ocasiones, su debilidad física y en algunos casos mental, los convierten en más vulnerables y por tanto más expuestos a los accidentes domésticos. Lo que no significa que cualquier persona podamos sufrir un percance y por ello toda la familia debemos colaborar previniendo estos accidentes.

 

Las caídas más tontas

Hay muchos tipos de accidentes domésticos y uno de los más comunes o típicos son las caídas, que representan alrededor del 50% de estos accidentes.

Pocas son las personas que no han sufrido alguna vez una caída o un resbalón en su propia casa y aunque la mayoría de las veces no tienen consecuencias mayores, en otras ocasiones pueden acabar en esguinces, torceduras o incluso roturas de huesos.

Debemos pues prestar especial atención a las caídas más tontas, y para ello, aunque parezca obvio, es importante una buena iluminación. A veces vamos de una habitación a otra a oscuras y es fácil que no veamos un juguete que nuestro hijo ha dejado olvidado, y acabemos tropezando con él y cayendo al suelo.

Pero no sólo tropezamos a oscuras. En ocasiones caminamos con objetos en las manos que nos impiden una correcta visualización del suelo, y un simple cable fuera de su sitio, un pliegue de una alfombra o incluso algo de agua en la cocina, son motivos suficientes para hacernos perder la estabilidad y caer de la forma más tonta.

Caídas en el hogar
Algo a tener en cuenta también, es no pasar por suelos recién fregados, y no sólo porque nos puede caer una buena reprimenda por haber pisado lo fregado, sino porque un suelo mojado es sinónimo de resbalones y caídas absurdas.

No nos olvidemos tampoco de las caídas por subirnos a sillas o banquetas. A veces guardamos cosas en los altillos de los armarios que cuando las necesitamos, la única forma de alcanzarlas es subiéndonos a una silla. Nunca deberíamos hacer esto y menos si se trata de sillas plegables. Es muy fácil perder la estabilidad al intentar bajar de ella, o que al pisar se pliegue la silla sin querer y acabemos dándonos un buen golpe.

Evitar accidentes domésticos

Las casas de dos plantas también tienen un peligro añadido, las escaleras. Si las tienes intenta que nunca haya objetos por el medio que puedan ocasionar un tropezón. Procura no subir ni bajar si están mojadas y si disponen de barandilla lo más recomendable es usarla para tener un mayor apoyo.

Parece obvio decir que no deberíamos bajar corriendo por ellas, pero a veces las prisas nos hacen olvidarnos de estas precauciones tan básicas.

 

 

Máximo cuidado con los niños

Como ya comentábamos, nadie estamos libres de sufrir un accidente doméstico, pero ojo, especial cuidado y atención con los más pequeños.
Aunque tratemos de evitarlo, los niños sufren golpes y caídas constantemente, pero debemos tratar de evitar ciertas cosas que, aunque parezcan evidentes, muchas veces se nos olvidan.

La cocina es una de las habitaciones de la casa con más peligros. En ella guardamos habitualmente los productos de limpieza, y uno de los accidentes domésticos más común es la intoxicación. Cuando se trata de niños el riesgo es mucho mayor, ya que sienten especial curiosidad por probar todo aquello que no conocen.

Máximo cuidado también con las ollas y sartenes. Es fácil descuidarse mientras cocinas y dejar los mangos hacia fuera, ya que es la forma más cómoda para agarrarlos cuando necesitamos dar vuelta a lo que estamos cocinando. Sin embargo, debemos prestar mucha atención a evitar esta práctica, y acostumbrarnos a dejar siempre los mangos hacia dentro, que nunca sobresalgan de la placa.

Evita tener también los enchufes al descubierto y utiliza siempre protectores que impidan que puedan meter los dedos en ellos.

Accidentes infantilesNunca dejes una plancha encendida y salgas de la habitación. No te darás cuenta de lo ágiles y rápidos que son los niños cuando no los miramos. En cuestión de segundos pueden tener un accidente que les ocasione una grave quemadura y es inútil preguntarse después, cómo han podido llegar hasta allí y quemarse en tan solo un momento.

No es difícil que todas estas cosas ocurran, pero tampoco es difícil evitar accidentes domésticos. Con tan solo algo más de atención y ciertas precauciones por parte de toda la familia, podemos hacer nuestro hogar mucho más seguro.


Artículos relacionados

Peligros caseros para tu bebé

Partiendo de que la definición de bebé no aclara hasta que edad se considera a nuestros pequeños como pertenecientes a

Un buen seguro de hogar

No es cuestión de cruzar los dedos y esperar que nada perturbe el bienestar de tu hogar. Para casi todas

Los accidentes más típicos en la cocina

La seguridad en la cocina es, probablemente, el aspecto más relevante en lo concerniente a la seguridad global en el

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies