Consejos para mantenimiento de tu lavadora

Nunca está de más saber cómo se hace mantenimiento a una lavadora. Se trata de optimizar este electrodoméstico para ganar tiempo de vida útil así como de mejorar su rendimiento y conseguir que nuestras coladas salgan perfectamente lavadas. Por uno y otro motivo, conocer acerca de ese nivel de mantenimiento de usuario es fundamental.

Te durará más tiempo

Es obvio decir que un electrodoméstico bien mantenido te durará más tiempo. Lo que no es tan evidente es que solamos obrar en consencuencia. No es que se trate de estudiar un master (aunque tal y como están estos títulos hoy en día tampoco te costaría tanto)

Se trata de usar adecuadamente la lavadora y de revisar aspectos básicos del sistema de lavado. Para ello deberíamos:

  • Optimizar programas de lavado: La tecnología cada vez facilita más la tarea de las lavadoras. Las selecciones de programas pueden automatizarse por niveles de carga, tipos de prendas, colores y demás. Pero no todos disponemos en casa de lavadoras con un software tan preciso y queda en nuestra mano la elección del mejor programa para cada tipo de prenda. No quiero decir que haya que escatimar en temperaturas y tiempos de lavado, pero sí conocer lo que nuestra lavadora nos puede ofrecer como mejor selección para lavar unas prendas u otras. Los símbolos de cada programa automático nos aclaran bastante para qué deben usarse, pero el libro de instrucciones puede acabar descubriéndonos un uso inapropiado por andar improvisando en base a la intuición. Conoce al máximo tu lavadora y sacarás el mejor partido a cada programa.
  • Adecuar las cargas: Este es un tema recurrente que precisamente por su incidencia en el estado de la lavadora siempre hay que citar. Abusar  de los kilogramos de carga solo puede acabar derivando en un deterioro progresivo del motor de la lavadora o en una avería directa. El trabajo del motor de una lavadora, para desarrollar tal nivel de revoluciones, precisa de una optimización máxima y una limitación del peso transformado en fuerza centrífuga.
  • Usar adecuadamente detergente y suavizante: Algunos modelos de lavadoras ya saben qué cantidad de detergente y suavizante deben dosificar para optimizar el lavado. En caso de carga manual, una buena referencia puede ser la visión de la primera espuma que sale junto a la puerta al comenzar el ciclo de lavado. Todo lo que sea abusar del detergente provocará el efecto contrario, defectuosa limpieza por impedir el correcto filtrado del agua y acumulaciones que pueden derivar en atascos finales, olores y suciedad.
  • Ventilar la lavadora: Tras cada lavado conviene dejar la lavadora unas buenas horas abierta completamente. Las humedades cerradas siempre se transforman en moho en gomas y en otros intersticios de la lavadora.
  • Revisar filtros y tambor: Comrpobar el estado del tambor de la lavadora es sencillo, con un movimiento acompañado de nuestras manos podemos encontrar atascos o sonidos extraños, además de poder repasar algún resto que pudo haber quedado adosado. La revisión del filtro, hecha con cierta periodicidad, servirá para que el agua sucia no torne hacia el interior. El filtro, ubicado habitualmente en la parte inferior, bajo una carcasa de protección se retira a rosca, previendo posibles salidas de agua y disponiendo de alguna bandeja bajo el nivel del filtro. Con un paño se puede repasar la zona de encaje del filtro y el propio filtro se puede limpiar bajo el grifo.
  • Lavar la lavadora: Nunca está de más lanzar un programa corto con temperatura media y complementando con limón o vinagre. Así te aseguras de higienizar y deshacer posibles atascos.

Teniendo en cuenta estos puntos, ten por seguro que prolongarás el tiempo de vida útil de tu lavadora.

Cuidará mejor tu ropa

Una lavadora bien mantenida conseguirá siempre sacar tu colada bien limpia, aromatizada y manteniendo sus propiedades al máximo.

Por el contrario, una lavadora mal mantenida puede ocasionar varios problemas:

  • Olores en la ropa: Si permitimos que se forme moho en la goma de la puerta o si no revisamos el estado del filtro periódicamente, podemos conseguir que nuestras prendas desprenda un olor desagradable nada más sacarlas de la lavadora o tras el tendido.
  • Ropa sin secar: Una lavadora forzada al máximo de carga puede provocar que su centrifugado sea inútil y que las prendas salgan chorreando agua.
  • Apelmazamiento de la ropa: La ropa sobreexpuesta a detergentes y suavizantes se impregna de éstos y acaba por impedir su limpieza por el propio bloqueo de estos elementos químicos.
  • Deterioro de la ropa: Conocer para qué sirve cada ciclo y aplicarlo precisamente nos asegurará que las prendas más sensibles conserven su especial naturaleza.

La lavadora tiene la misión de dejar nuestra ropa perfectamente limpia para cada nuevo uso. Pero como ves, el desconocimiento, el uso inadecuado o el deficiente mantenimiento pueden provocar el efecto contrario. No cuesta tanto estar al día sobre lo que debemos hacer para que la lavadora trabaje en sus mejores condiciones.


Artículos relacionados

Aprende el mantenimiento del lavavajillas

El mantenimiento del lavavajillas tan solo requiere de unas pautas sencillas. La periodicidad en nuestra intervención como usuarios, coincidente con

3 formas de mantener el horno en buen estado

Tu horno no es un microondas al que limpiar con cierta periodicidad. Por su funcionamiento más complejo y porque no

¿Cómo cambiar la goma de la lavadora?

Sucede que a veces obviamos lo fundamental. No puedes llegar a imaginar cuánto interfiere en el mejor lavado de tu

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies