Correcto mantenimiento de la placa

Correcto mantenimiento de la placa

Limpiar una vitrocerámica puede ser algo engorroso, pero no lo es tanto si pensamos en las placas de gas de las antiguas cocinas. Eso sí que era una limpieza laboriosa.

De hecho, el éxito de las placas de vitrocerámica surge en parte por su comodidad. Son fáciles de usar y fáciles de limpiar. Y, sobre todo, más seguras, aunque, como todo que implique altas temperaturas, debemos tener especial cuidado cuando están encendidas.

Decimos que son más cómodas porque solo tenemos que limpiar la superficie, el cristal vitrocerámico. No pasa lo mismo con las placas de gas, donde debemos desmontar las piezas y limpiarlos de forma separada.

No obstante, pese a este ventajoso punto de partida, limpiar la vitrocerámica también tiene su técnica. Se ensucian mucho. Los restos de comida se quedan pegados y, a veces, no es fácil retirarlos. Además, se rayan con frecuencia, y no hay nada más feo en una cocina que una placa de cocción en mal estado.

Para evitarlo, te contamos aquí consejos de limpieza.

¿Qué productos usar?

Tu mejor aliado, la rasquetas

La rasqueta es imprescindible para mantener en buen estado la vitro. Hay manchas resecas que no se retiran con un estropajo o trapo. Necesitamos rascar, y hacerlo con cuidado, para sacarlos. En el supermercado hay rasquetas específicas para la vitrocerámica. Hazte con una de ellas. Hay modelos de usar y tirar, y otros que vienen con recambios.

¿Funcionan los productos de limpieza específicos?

Sí, la verdad es que en este caso es aconsejable utilizar un producto específico. Hay que recordar que, aunque oscuro, lo que limpiamos de la vitro es un cristal, y como tal es delicado y sensible. No acepta un limpiador más abrasivo.

Después de cada uso, o al menos una vez al día si comemos y cenamos en casa, echamos un poquito de este limpiador sobre la placa y dejamos actuar. Con un trapo húmedo lo retiramos. Antes habremos pasado la rasqueta para quitar los restos pegados.  Las marcas de electrodomésticos tienen sus propios detergentes. 

El hielo no va nada mal

Hasta ahora hemos hablado de productos específicos para la vitrocerámica, pero lo cierto es que el hielo funciona de maravilla para estos casos. Sobre todo, si lo aplicamos cuando todavía la placa está caliente, aunque siempre, recuerda, con muchísimo cuidado.

El contraste entre el frío y el calor hace que los restos de comida se despeguen, por lo que es más fácil después retirarlos. Sólo tendremos que pasar un trapo y ya lo tenemos. Esta solución es también muy práctica para las placas tepanyaki.

¿El vinagre abrillanta la placa?

El vinagre es un producto que, por su versatilidad, no puede faltar en nuestra cocina. Prácticamente es el remedio casero a casi todo. Es un desengrasante natural que está a la altura de muchos detergentes, y además es ecológico.
En este caso, recomendamos su uso para abrillantar la vitrocerámica. Para eso, humedecemos un trapo con vinagre y limpiamos la superficie.

Nunca, nunca…

Hasta ahora hemos indicado los consejos o trucos para mantener en buen estado tu vitrocerámica. Pero igual de importante es seguirlos como evitar estos que vamos a señalar a continuación.

El azúcar lo más alejado posible de la vitrocerámicas

El azúcar es un ingrediente que raya mucho el cristal de la vitrocerámica. Es bastante habitual, además, que en una cocina se caiga el azúcar y se desparrame por la encimera o el suelo. ¡A quién no le ha pasado alguna vez! Por eso, te recomendamos que lo guardes en un armario alejado de la vitro, así reducirás las probabilidades de que caiga sobre la encimera.

Productos abrasivos: como hemos indicado antes, procura usar detergentes específicos. Estamos limpiando un cristal, aunque no lo parezca, y no admite productos más fuertes. Pueden cambiar su color e incluso rallarlas.

Estropajos de metal: por la misma razón de antes, evita siempre usar estropajos de metal aunque creas que puedan venir bien para retirar restos de suciedad. No es así. En esos casos, usa mejor la rasqueta porque evitarás rallar la superficie.

¿Y si me ocurre esto…?

Puede ocurrir también que mientras cocinas se salpique algo de comida a uno de los fogones encendidos. En estos casos, procura, con mucho cuidado, retirarla con el rascador antes de que se seque. Después, será más difícil limpiarla.

Si un recipiente de plástico se ha derretido en la placa (algo que puede pasar por un descuido), apaga el fuego y cubre con el detergente específico la mancha. Cuando se haya enfriado, utiliza también la rasqueta para quitar todos los restos.


Artículos relacionados

Trucos para limpiar la lavadora

Puedes pensar que resulta irónico que la máquina para lavar la ropa pueda estar sucia. Pues esto sucede mucho más

¿Sabes limpiar tu frigorífico a fondo?

Los frigoríficos son aparatos domésticos con los que se conservan los alimentos de los de forma segura y prolongada. Estos

Tus mejores aliados en las tareas de casa

A la hora de realizar las tareas de casa son muchas las incógnitas que te puedes llegar a plantear para

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies