¿Cuándo se producen más accidentes en casa?

Para afrontar un buen plan doméstico de seguridad siempre hay que considerar cuando se producen más accidentes. Además de las zonas de riesgo que ya hemos visto en otras ocasiones es sumamente interesante contemplar esos momentos y periodos en los que podemos enfrentarnos a un incremento de riesgos. Así, llegado el momento, habremos sido capaces de prevenir incidentes futuros.

Épocas del año más peligrosas

Llega el verano y con el aparece el peligro de la improvisación. Sin duda el tiempo que va entre mayo y agosto supone un incremento del riesgo de accidentes domésticos. Varios son los motivos que hacen de esta estación un riesgo en sí mismo.

  • Reajuste de costumbres y rutinas: El orden habitual de nuestro hogar suele verse modificado en este tiempo del año. Nuevos horarios veraniegos que reducen la jornada y los anhelados días de vacaciones. La piscina como objetivo vespertino para refrescarnos, los cambios de armario y las modificaciones de los tipos de menús. Cuando somos capaces de planificar la rutina doméstica para cada periodo del año todo es más fácil.
  • Segundas viviendas: Sí, en nuestra casa del pueblo o de la playa también podemos sufrir un accidente doméstico. Incluso, si me apuras, un accidente en la habitación del hotel también debe considerarse un accidente doméstico que puede arruinarte las ansiadas vacaciones. Hacer de cada espacio en el que vamos a residir un lugar amable, con orden, limpieza y control de cualquier aspecto de seguridad redundará en una completa garantía para disfrutar de unas óptimas vacaciones.
  • Vacaciones de los niños: Acaba el cole y nuestros hijos abandonan esas maravillosas rutinas del cole. Desde finales de junio tenemos que controlar a nuestros hijos las 24 horas del día, fijar sus rutinas y concienciarlos sobre el comportamiento adecuado en todos los espacios de nuestra casa. Suena agotador… Pero lo cierto es que si el resto del año hemos sabido organizar a nuestros hijos, esa extensión de tiempo en casa que puede suponer el verano, debería ser una misma variación de las rutinas interiorizadas. La supervisión de los peques en casa será mucho más sencilla si hemos conseguido que se hagan partícipes de la seguridad, el orden y la limpieza.

Ya ves que el verano es esa época rebosante de luz pero que a la vez se convierte en foco de mayores riesgos de accidentes domésticos. Adaptar las rutinas domésticas a este periodo y establecer una variación estacional del orden en casa evitará riesgos.

Momentos del día con riesgo

Naturalmente los percances ocurren en mayor medida cuando la casa rebosa actividad. Los preparativos o tareas propias del hogar son momentos fatales de cara a ese accidente de menor o mayor gravedad que puede trastocar realmente nuestras rutinas con efectos siempre desagradables.

Los estudios marcan entre las 9 horas y las 12 horas, por la mañana, y entre las 17 horas y las 20 horas por la tarde como las franjas de accidentes más habituales. Un total de 6 horas en las que podemos estar dedicándonos a organizar nuestra salida al trabajo, o preparando a los peques o bien regresando a casa y disponiéndonos para preparar cenas, para darnos una ducha, tratando de apaciguar a unos niños alterados después de un día de actividad…

Cada casa o más bien cada caso es un mundo. Pero sabiendo que los percances ocurren en esos momentos, siempre podemos considerar opciones de mejora que reduzcan los riesgos.

Detalles como pueden ser la revisión tranquila a última hora del día de las necesidades del día siguiente pueden redundar en las prisas y la improvisación cuando todavía estamos medio dormidos al despertar el día siguiente. Detalles como organizar la ropa o disponer sobre la mesa los útiles que nos vayan a servir para el desayuno se convierten en ayudas muy valiosas al despertar de un nuevo día.

Más de lo mismo ocurre cuando llegamos a casa. Porque cuando terminamos de trabajar siempre queda ese segundo trabajo de regresar al hogar y disponer todo a nuestra necesidad y gusto.

Estos momentos fatídicos cobran especial relevancia cuando tenemos niños en casa. La previsión de cara a esas horas de mayor riesgo se extiende a un orden escrupuloso y una fijación de rutinas que nos ofrezcan mayor control. Los horarios fijos, las pautas…, todo ello es fundamental y los niños, a la postre, están más a gusto con esa distribución de tiempos que los guía en su día a día.


Artículos relacionados

Cómo prevenir accidentes domésticos

Prevención no supone convertir tu casa en un fortín repleto de zonas exclusivas que convierten el pasillo en un corredor

La cocina, espacio seguro

La seguridad en la cocina es el caballo de batalla en cuanto a los accidentes en el hogar. La habitual

Consejos de seguridad cuando tienes niños

Ay los niños… cuántas alegrías nos dan. Sin duda alguna nos aportan vitalidad, cariño y muchas aventuras, pero también muchas

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies