Eliminar el olor de la lavadora

quitar-mal-olor-lavadora

¿Cómo quitar el olor de la lavadora?. Una gran duda que a todos se nos puede plantear en nuestro uso intensivo de este gran electrodoméstico que, por compensación, siempre puede presentar estas pegas propias de su desempeño en un tambor cerrado con agua y jabón, donde mágicamente lo combina todo para una colada impecable. Hasta que un día descubrimos ese desagradable olor residual…

Ropa limpia con aroma a limpio

Una de las cosas que más fastidia en la vida, además de que tu equipo pierda un partido, es que laves la ropa y quede efectivamente limpia pero con un extraño y desagradable olor a corrompido (en mayor o menor grado). La primera tentación es volver a meterla a la lavadora hasta que ésta, nuestra lavadora, consiga eliminar esos olores imprevistos.

Pero a poco consciente que seas entenderás que el problema, como se suele decir en las relaciones personales, no es tuyo sino suyo, de la lavadora.

El primer aspecto de cara a conseguir una rompa limpia sin olores atañe a la prevención. Sí, no solo se trata de meter la ropa y ya está. Poniendo de tu parte conseguirás unas coladas que serán la envidia de los vecinos de tendedor y que no te darán ese inesperado aroma a corrompido al sacar la ropa recién lavada:

  1. Ventilación de la lavadora: El agua estancada es un ecosistema ideal para bacterias y hongos. Y estos pequeños seres vivos son unos campeones del olor a rancio. En las lavadoras de carga horizontal, el mantenimiento de la portezuela abierta una vez lavada la ropa durante unas buenas horas facilita la ventilación y el secado de goma de la puerta (donde suelen establecerse esas colonias negruzcas de hongos), así como de la parte interna del tambor.
  2. Revisión de la ropa a lavar: Si metes tu ropa con cosas en los bolsillos (he visto de todo, y también en carnes propias) los papeles, monedas y cualesquiera otros elementos pueden taponar, entorpecer y favorecer la suciedad acumulada en cualquier parte de tu lavadora. Malos olores en potencia y posibles fallos inminentes de la lavadora (sobre todo en cuanto a filtro y/o conductos). Y no te digo nada sobre meter otro tipo de elementos como zapatillas y demás, vamos, de traca.
  3. Limpia tu lavadora: Un trapo de agua bien caliente, con un poco de limón, frotado sobre la goma de la puerta en cada pliegue y su posterior secado con otro trapo, acabará retirando esas zonas muertas y oscuras donde tan a gusto se establecen esos pequeños indeseables…
  4. No acumular ropa en el tambor: Sobrecargar la lavadora o dejar demasiado rato la ropa sucia sin proceder al lavado, o incluso dejar la colada limpia sin retirar son malos hábitos que redundan en la creación de olores, tanto en las prendas almacenadas como en futuras prendas a lavar.

Con estos cuatro pasos como medidas cautelares, propicias un mejor lavado de todas tus prendas gracias a la disposición de tu lavadora en las mejores condiciones de trabajo. Otra cosa es cuando lo que toca es eliminar olores ya provocados, veamos…

Qué productos son los adecuados

Una vez que los olores ya están ahí, y no te queda otra que tomar medidas para recuperar a tu lavadora para la causa de lavar tu ropa, lo natural es siempre lo mejor, no solo en la alimentación sino en cualquier otro aspecto para nuestro hogar. Cualquier compuesto químico para cualquier fin, nace de un principio activo de algún elemento natural. Hay que saber qué tenemos en casa y cómo aprovecharlo de la manera más saludable. Un remedio natural para la limpieza de la lavadora también nos aportará beneficios.

También es verdad que, si no te convencen lo de los remedios naturales, dispones de pastillas para un uso periódico. Las introduces en el tambor, lanzas el programa que las propias pastillas indican y listo. Se supone que así se consigue retirar esos agentes productores del mal olor.

Pero vamos, que poco te cuesta probar con un agente tan inocuo como el limón. Con un poco de limón en el cajón del detergente (también el vinagre es un buen agente limpiador) y seleccionando un programa con agua caliente puedes dejar que la lavadora proceda a una simulación de lavado sin ropa. El efecto del agua caliente propio de la selección, más el poder desinfectante y aromatizante del limón se conjugarán perfectamente para que tu lavadora deje de oler.

Si después de esta actuación a posteriori replanteas tus hábitos de mantenimiento de la lavadora y respetas los cuatro puntos del apartado anterior, te asegurarás de no llevarte más sustos en futuras coladas. ¡Adios a los malos olores!


Artículos relacionados

El frigorífico ideal

Saber qué frigorífico comprar no es una tarea sencilla, sobre todo teniendo en cuenta la gran variedad de modelos y

Suavizante para la ropa: puntos clave.

El suavizante para tu colada se convierte en ese ayudante que consigue que tu colada quede suave a la vez

Mantenimiento de tu lavadora

Si tienes dudas sobre como se hace mantenimiento a una lavadora, debes saber que hay un primer nivel de mantenimiento

1 comentario

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies