Etiquetas de información sobre el lavado de la ropa.

etiqueta-de-ropa

Las etiquetas de la ropa sintetizan perfectamente toda la información sobre la composición de una prenda, así como las instrucciones para su lavado, planchado y secado. No se trata de que veas la etiqueta como un jeroglífico egipcio, sino de que apliques el sentido común para interpretar una iconografía bastante intuitiva. Vista y entendida la primera etiqueta ya podrás conocer las pautas para todas tus prendas.

Selecciona el programa adecuado

A la hora de preparar y agrupar la colada para que quede perfecta lo tienes muy fácil. Más allá del color o del blanco que todos diferenciamos como pauta generalísima, la propia ropa nos indica en su etiqueta cómo proceder de la mejor manera en cada caso.  El primer icono de las etiquetas de la mayoría de prendas se destina a las instrucciones de lavado:

  • Una cuba con agua indicará que puedes lavar a máquina. Empezamos bien, ya sabes que tu lavadora es un buen lugar para recuperar la prenda a su mejor estado de limpieza.
  • Si en la cuba aparece una mano sumergiéndose, ojo, la prenda es tan delicada, que sólo se puede lavar a mano. Si la cuba aparece cruzada por dos aspas, no se puede lavar con agua.
  • Una cifra dentro de la cuba indica siempre la temperatura máxima recomendada. El respeto de estos valores debe asegurar la conservación de la prenda y la ausencia de desteñidos.
  • Una línea horizontal bajo la cuba se traduce como una sugerencia de programas de lavado no demasiado largos y centrifugados cortos. Suele coincidir con temperaturas máximas de 30º o 40º para composiciones delicadas de prendas sintéticas.

Conocidos estos aspectos, queda en tu pericia a los mandos de tu lavadora el llevar a cabo la mejor colada. La tecnología de las lavadoras enfocada a más y más tipos de programas facilita la selección idónea, con valores intermedios muy interesantes de cara a optimizar resultados y ahorro de agua y energía.

sacando-ropa-de-lavadoraPero claro, tampoco es cuestión de entrar en una neurosis por una meticulosa separación de prendas que nos lleve a preparar veinte coladas. Los iconos o símbolos de lavado son un punto de consulta primordial en caso de duda para primeros lavados de prendas de color que sospechamos pueden desteñir o en casos de tejidos que sabemos que por su naturaleza delicada van a precisar  de lavados especiales.

Como alternativa para poder dar un poco más de temperatura a prendas con recomendaciones inferiores de su etiquetado, siempre queda la opción de acortar los programas. De ese modo permitimos que el agua caliente actúe sobre las prendas pero son su intervención intensiva de programas más largos. Un centrifugado final menor, con secado al aire también servirá para aligerar ese punto de sobreexposición de la ropa al proceso de lavado a máquina. En la etiqueta de la prenda también encontrarás indicaciones sobre el mejor proceder de cara a un óptimo secado, si procede secar tendido o en horizontal sin colgar, si conviene secar o no en secadora, o si hay que tender sin escurrir y por tanto sin apenas centrifugar.

Las altas temperaturas acaban con las manchas

Cuando manchamos alguna prenda con vino, tomate, crema o cualquiera de esos grandes campeones de la adherencia, tenemos la tentación de meter cualquier tipo prenda a 90º a la lavadora.

La medianía de las prendas, esas que no presentan particularidad alguna por su composición, y que ya han sido lavadas con anterioridad sin desteñidos ni encogidos a temperaturas medias, pueden ser sometidas a programas con un ligero incremento en la temperatura del agua.

Nunca se les podrá lavar a 95º, como si fueran prendas de algodón resistentes y de tonos blancos como sábanas, pañuelos, toallas y demás, pero un incremento ligero de temperatura como medida inmediata a la salida de la mancha puede evitarte la ardua tarea del lavado a mano que suele tocar en caso de manchas resistentes.

lavado-a-manoDe cualquier forma, para acabar con una mancha de sustancias reticentes a su retirada, su lavado a mano exclusivamente en la zona afectada también deberá ser con el agua a una temperatura alta, pues el agua fría no suele ser capaz de arrastrar consigo, junto con la fricción de nuestras manos, estos restos aferrados a nuestras prendas.


Artículos relacionados

La selección adecuada de la temperatura del frigorífico

Los frigoríficos tienen unos estándares de temperatura tanto para la zona de frío como para el congelador. Estas temperaturas son

Sacar partido al lavavajillas

Es una pena lo poco que se suelen aprovechar los programas y funciones de tantos y tantos lavavajillas. En alguna

¿Cómo quitar el olor a humedad en la ropa?

El suavizante para tu lavadora hace lo que puede a fin de conseguir ese aroma, suavidad y favoreciendo el mejor

1 comentario

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies