Evita fugas de agua en la cocina

fuga-de-agua-cocína

En ocasiones parece como si pensáramos que cualquier fuga de agua en la cocina fuera una especie de castigo divino que surge porque sí, sin aviso previo y sin motivo alguno. Lo que ocurre desde el frontal de la encimera hacia atrás, donde se oculta el inhóspito mundo de las tomas de agua y llaves de paso, no nos incumbe para nada. Pero lo cierto es que cualquier usuario medio puede tomar sus cautelas para evitar fugas de agua u otros percances similares. La limpieza y el mantenimiento, una vez más tienen mucho que ver…

Cómo limpiar el filtro de tu lavavajillas

Puedes creer que el lavavajillas es el más inofensivo de tus electrodomésticos de tu cocina. Ese gran amigo que se encarga del fregote no puede procurarte percance alguno. Estás en lo cierto, pero siempre y cuando le procures unos cuidados mínimos que aseguren su correcto funcionamiento. En caso contrario, y en esa misma línea de pensamiento de los elementos contra tí, tu lavavajillas acabará vengándose preparándote una buena piscina.

Está bien, es cierto que en ocasiones sí sufrimos esa golpe de mala ventura que produce una fuga de agua y que, en principio escapa a nuestras capacidad de detección y/o subsanación (entiéndase tomas de agua mal acopladas o desagües sin el nivel adecuado de caída, por ejemplo) Pero el 80% de los casos de inundación en la cocina acaba sacándonos los colores cuando viene el técnico y nos muestra el atascón provocado por residuos con los que Barceló podría levantar una nueva cúpula de esas amalgamas suyas.

Uno de los más habituales causantes de inundaciones es el filtro del lavavajillas. Como su propia palabra indica, este filtro se ocupa de separar restos, residuos y todo tipo de elementos de tamaño reducido. Para que este filtro realice su función correctamente y no acabe acumulando demasiados residuos que pueden acabar derivando en un atasco en este punto o en cualquier otro, hay que proceder a su revisión. Y nada más sencillo, amigo…

  1. Apertura del cajetín del filtro: En la parte inferior e interna del lavavajillas, indefectiblemente, encontrarás un cajetín donde seguro que está el filtro. No he encontrado modelo que no facilite su extracción desenroscando de la rosca central que siempre hay dispuesta. Retíralo despacito para no remover los residuos.
  2. Limpieza en sí del filtro: Una vez sacado el filtro que va acoplado a la rosca de la que has tirado, pégale un buen repaso debajo del grifo. Déjalo como nuevo.
  3. Repaso de la zona del filtro: En el espacio donde va el filtro procede a cepillar para levantar y sacar la suciedad adherida.
  4. Reposición del filtro: Con el filtro limpio y seco, y con su zona de ajuste limpia procede a dejarlo todo como estaba. Tu tarea ha terminado. Y no sabes cuánto lo agradecerá el lavavajillas y tus tuberías.

Una buena costumbre como es el añadir un poco de vinagre a mitad del proceso de lavado ayudará al tratamiento del agua para reblandecerla (sí, también la cal puede provocar obstrucciones. Es cuestión de abrir el lavavajillas poco después de iniciado el proceso y lanzar un chorrito de vinagre a su interior)

Evita problemas con los tubos de desagüe

fuga-de-agua-cocina-tuberíaLos tubos de desagüe es lo que tienen, en el momento en que se atascan proceden al desalojo del agua por la parte contraria a la que tienen marcada y diseñada en su instalación. Creo que no hay nada más engorroso y desagradable que tirar del tubo de desagüe y proceder a su repaso, sirga en mano, hasta que toda la ponzoña acumulada termina dispersándose.

Además, cuando se monta un atasco importante, puede proceder una limpieza intensiva con alguno de esos productos químicos que repasan todos los conductos, dejando un olor fuerte a todas luces imprescindible para restituir las tuberías a su estado ideal de funcionamiento. En estos casos, el viejo recurso del embudo también puede ayudar bastante. Sea como fuere, siempre te tocará ponerte los guantes y armarte de ánimo para concluir con esa necesaria tarea de limpieza finalista.

Para evitar llegar a este fatídico momento, toda precaución es poca. El sumidero del fregadero debe siempre llevar esa cobertura de poros finos, la lavadora debe trabajar con prendas en las que no quede nada en los bolsillos y que no estén completamente sucias de barro o cualquier otro resto. Y por supuesto, tu lavavajillas debe estar correctamente mantenido, con un filtro revisado regularmente.

Porque, además, no te cuento nada lo que ganas en aroma a limpio. Un atasco de tuberías puede generar olores durante días y días, incluso después de haber procedido a la limpieza.

Por todo ello, te trae a cuenta emplearte en esas sencillas tareas de revisión, limpieza y mantenimiento con las que ganarás en todo, en limpieza, en funcionalidad de los electrodomésticos y en desinfección…


Artículos relacionados

Consejos para el buen uso de un lavavajillas

El lavavajillas tiene importantes trucos para conseguir ese equilibrio tan deseado entre su fin limpiador de toda la vajilla con

¿Qué líquido es el mejor para limpiar la vitrocerámica?

La vitrocerámica tiene la virtud o el defecto de pasar por elemento decorativo más allá de su función primordial de

Exprimidor o licuadora, ¿cuál elegir?

Hablemos de otro mantenimiento fundamental pero en el sentido contrario, el que pueden efectúar algunos pequeños electrodomésticos sobre tí. Para

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies