La importancia de la sal en el lavavajillas

El mantenimiento del lavavajillas requiere de unas mínimas pautas para conseguir sacar lo mejor de este estupendo electrodoméstico. La comprobación de los niveles del depósito de sal y su restitución periódica redundará en un mejor lavado y en un estado idóneo de filtros y tubos. Manteniendo la cal a raya el agua circula mejor y la vajilla queda más limpia.

Consejos para que te dure más

No cabe duda de que una agua más limpia, y libre de cal redunda en una limpieza más precisa y menos agresiva con todo tipo de vajilla. No se trata de que la sal sea liberada junto con el agua en ese rociado sobre nuestros enseres. Lo que hace la sal es interactuar en el ciclo del agua, liberándola de cal tanto a la entrada en la cavidad donde dispones la vajilla, como a la salida desde ésta.

O sea, que la sal hace un trabajo a nivel interno de tu lavavajillas. Y en esa función, de manera alternativa, o casi diría que de manera primordial, lo que consigues con la sal es proteger tu lavavajillas de los efectos nocivos de la cal y su capacidad para aferrarse a cualquier zona provocando atascos y problemas mayores.

En mi caso, siempre miro el depósito de sal con carácter previo a cada lavado. Es lo que tiene vivir en zona de agua dura, necesito que la sal trabaje a fondo para evitar esa fijación de cal y otros minerales y su salida a la zona de lavado.

Y, claro está, si dejo la sal durante varios lavados acabo provocando un efecto adverso. La sal acaba corroyendo. El depósito de sal puede acabar afectado y no podrá cumplir su función.

Así pues, el uso de la sal varía según tu zona geográfica. Mis recomendaciones son:

  • Sal de lavavajillas en zonas de agua blanda: Usar la sal una vez al mes y retirarla para siguientes lavados. Así consigues que los menores restos de cal se disuelvan y para el resto de lavados sin sal, te puedes olvidar un poco.
  • Sal de lavavajillas en zonas de agua dura: Lavar siempre con sal nueva. No hace falta que llenes el depósito. Normalmente los depósitos disponen de guías, pautas para su llenado. Retirar la sal tras cada lavado te ayudará a mantenerlo todo perfecto para la siguiente ocasión.

Como ves, para cada zona de agua más o menos dura, conviene un mayor o menor uso de sal. Consulta cómo es tu agua y actúa en consecuencia. En muchos casos de mi entorno, lo de la sal se considera como un producto que almacenar ahí y que milagrosamente actúe durante meses y meses.

Cuando te has olvidado de reponer la sal tras mucho tiempo de uso, no estaría de más que echaras un poco de agua caliente en dicho depósito y posteriormente añadieras un poco de sal nueva antes de retomar un nuevo lavado. De esa forma favorecerás un reciclado de la nueva sal.

Si además de conservar y usar perfectamente tu lavavajillas, dispones de algún modelo con zeolitas, potenciarás su capacidad final de limpieza con estos elementos que multiplican la capacidad de secado y abrillantado.

Menos reparaciones, más años de vida

Si te preocupas de mantener tu electrodoméstico en sus mejores condiciones de uso, estás favoreciendo una mayor longevidad. Pero no es cuestión de prolongar el uso de un electrodoméstico años y años. Se trata más bien de, como nos pasa a nosotros, ganar calidad de vida, como si el lavavajillas fuera un organismo, con sus mecanismos.

Si te encuentras sano puedes realizar más actividades ¿no? Lo mismo ocurre con tus electrodomésticos. Un lavavajillas bien cuidado trabajará de igual forma el primer día que el último. Ya he dicho alguna vez que sustitur un electrodoméstico por viejo, porque buscamos nuevas prestaciones significa que lo hemos aprovechado al máximo y que jamás nos habrá fallado, y que, por tanto, en el caso del lavavajillas, habrá conservado estupendamente toda nuestra vajilla, platos, cubiertos y cualesquiera otros enseres que hayamos lavado en él.

Y para este fin concreto de sacar lo mejor de nuestro lavavajillas durante más tiempo, la sal tiene mucho que ver y que decir. El uso frecuente de la sal, su reposición tras cada lavado servirá para una especie de autolimpieza interna del lavavajillas, y todo mientras llevas a cabo un proceso de lavado. Esa consideración de dos por uno te ayudará a todos los niveles. Tenlo en cuenta y, además de lavar mejor, alargarás la vida útil de tu lavavajillas.

 


Artículos relacionados

Aprende el mantenimiento del lavavajillas

El mantenimiento del lavavajillas tan solo requiere de unas pautas sencillas. La periodicidad en nuestra intervención como usuarios, coincidente con

Cuidado con usar un horno en mal estado

Hay riesgos 100% evitables. Porque lo que se ve venir acaba siempre mal, y en ese caso la culpa es

Tecnología ActiveOxygen antiácaros

La aparición de lavadoras anti ácaros está siendo considerada como una de esas pequeñas grandes revoluciones domésticas. Nuevas propuestas técnicas

1 comentario

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies