La cocina, espacio seguro

La seguridad en la cocina es el caballo de batalla en cuanto a los accidentes en el hogar. La habitual actividad desarrollada en esta estancia, conjuntamente con la suma de riesgos que pueden derivar en golpes, cortes y quemaduras, ubican a la cocina en la cúspide de la pirádime de accidentes domésticos ¿cómo hacer para evitarlo?

Libre de accidentes

La cocina y su naturaleza dinámica. Un espacio frecuentemente reducido en el que tenemos que desenvolvernos de manera activa para preparar las comidas, donde solemos dar buena cuenta de los menús diarios entre sillas, banquetas y mesas…

Es normal que visto así, la posibilidad de sufrir todo tipo de percances se incremente.

Los estudios más recientes posicionan a la cocina como la reina de los accidentes domésticos, por desgracia.

O sea que, si consideramos cada uno de los riesgos más habituales y asociamos las posibles medidas a tomar en la cocina, podremos reducir las casuísticas de los accidentes. Vayamos de más a menos por porcentajes de incidencia de los riesgos estudiados:

  • Caídas: actualmente más del 50% de los accidentes domésticos se producen por caídas. En la cocina estas caídas se pueden producir por obstáculos que dificulten nuestro tránsito. El orden se antoja fundamental para dar con nuestros huesos en el suelo, la improvisación a la hora de acceder a cajones demasiado altos también puede derivar en caídas a distintos niveles que realmente pueden acarrear daños importantes. Definir nuestra cocina para que todo esté accesible y a su vez respetar el orden y organización facilitará cualquier tarea de cocinado y evitará esa tendencia a la improvisación…
  • Golpes: Justo después de las caídas, con un 16% de acaecimiento, se encuentran los golpes. Esos giros imprevistos, esa improvisación… disponer de todo lo que vayamos a utilizar mientras cocinamos es fundamental. Establecer unas rutinas para que las labores de cocinado no se vean entorpecidas por otras fases como la fijación de mesas y sillas también es importante. En resumen, hay que saber dónde está cada cosa y qué es lo que vamos a necesitar antes de lanzarnos a la faena.
  • Cortes y aplastamientos: Superan el 14%. En la cocina trabajamos con enseres y electrodomésticos de cocinado que pueden suponer un riesgo. Los fabricantes de electrodomésticos suelen cumplir con pautas ergonómicas y de seguridad que aseguran el accidente 0 en casos de buen uso de sus electrodomésticos. Estar concentrados con la tarea que llevemos a cabo con un cuchillo o con la batidora evitará distracciones que deriven en percances que puedan revestir más o menos gravedad.
  • Quemaduras: Algo superior al 9%. El tiempo de los fogones pasó a la historia. Las vitrocerámicas, las cocinas actuales de gas, los hornos o las planchas de cocina siguen trabajando naturalmente con fuentes de calor que pueden acabar quemándonos manos u otras partes de nuestro cuerpo. Concentración en lo que hacemos y por qué no, disponer de sistemas como la inducción en vitrocerámicas o los cristales que no transmitan calor en los hornos… En la cocina siempre hay que llevar ropa cómoda pero que cubra nuestros brazos si es que vamos a freir o a trabajar diferentes sistemas de cocinado que puedan salpicar o borbotear.
  • Electrocuciones: Actualmente los riesgos eléctricos se reducen al máximo. Los electrodomésticos diponen de sensores o sistemas de seguridad que evitan el 99% de los casos. Solo prácticas de riesgo como trabajar con manos mojadas pueden provocar el chispazo.

Prevenir es mejor que curar

Las cocinas son como el espacio de trabajo rutinario de nuestro hogar, por la suma de tareas que concentran.

La prevención de accidentes depende mucho de la coordinación en las normas de uso de la cocina y de cualesquiera elementos que se encuentran en ella.

Los grupos de riesgo como niños y mayores deben estar muy al corriente, familiarizarse con riesgos y puntos negros de la cocina.

Para nuestros bebés toda precaución es poca. Siempre se pueden encontrar diferentes sistemas de bloqueo para evitar que accedan a cajones donde dispongamos de útiles de riesgo, ya sean cortantes o con potencial capacidad intoxicante.

Y hablando de intoxicación, la alimentación también es un factor de riesgo a considerar. El orden de puertas hacia dentro de la nevera evitará que los alimentos terminen caducando y siendo consumidos.

Son muchos aspectos los que debemos contemplar en ese ideal de prevención de accidentes en la cocina. Cada cual establece sus normas y su orden en base a la propia estructura del espacio y según las edades de los miembros de su familia.

No lo dudes y piensa en tu plan de seguridad fundamentado en el orden y la seguridad como grandes elementos previsores.

 


Artículos relacionados

¿Cuáles son los accidentes más comunes?

Cerca de un 4 % de la población española, es decir 1, 7 millones de ciudadanos, sufre un accidente doméstico

¿Cubre mi seguro del hogar los electrodomésticos?

Todo puede ser asegurado. Desde las manos de Iker Casillas hasta tu mascota. Cuanto más informado estés sobre las coberturas

Máxima seguridad en casa

Cada día puedes encontrar más sistemas de seguridad para casa que te pueden aportar mucho de cara a mantener tu

2 comentarios

Escribe un comentario

    Write a Comment

    <

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies