La lavadora como el primer día

Vamos allá con las dudas que puedas tener sobre cómo se hace mantenimiento a una lavadora. Se trata de procurar las mejores condiciones a nuestra lavadora para que, desde la primera colada hasta la última tu lavadora de lo mejor de sí misma, asegurando un ciclo de vida óptimo, un rendimiento máximo y un mantenimiento adecuado que redunde en este servicio ideal durante los años en que la tengamos en casa.

Consejos de mantenimiento y limpieza

El mantenimineto y la limpieza de la lavadora está sumamente vinculado con el uso que hacemos de ésta. Para cada fase de utilización de este ya fundamental electrodoméstico, deberíamos proceder de la mejor manera para que todo transcurra como es debido. Así pues, veamos como, mientras usamos la lavadora podemos actuar de manera previsora en cuanto a mantenimiento y limpieza.

  • Preparacion de la colada: Nos disponemos a lavar la ropa. Abrimos el cajetín del detergente y/o suavizante y lo encontramos con esos residuos negruzcos, propios del moho y del propio deterioro de los residuos del detergente.
    • ¿Por qué no retirarlo un momento y proceder a dejarlo como nuevo bajo el grifo con agua caliente. Apenas nos supone un minuto antes de lanzar un nuevo programa de lavado.
    • Reponemos el cajetín y nos disponemos a echar el detergente y suavizante (si procede este último). Ajustar la dosis a la cantidad de colada nos ayudará a conseguir mejores resultados y evitará atascos de jabón y menor fluidez del agua.
  • Lavado: ¿Cuánto peso permite nuestra lavadora? ¿Qué programa elegir? Preguntas básicas que también tienen que considerarse para la mejor operación de tu lavadora. Sobrepasar el peso máximo apelmazará tu ropa, impedirá el tránsito del jabón y forzará el motor al máximo. Lavar con agua fría siempre no permite que el poder antibacteriano del agua caliente consiga limpiar e higienizar, así como velar por posibles restos acumulados en el tambor…
  • Final del lavado: ¿Tanto te molesta dejar la portezuela de la lavadora abierta? Ventilando tu lavadora evitas la proliferación de moho. Si además secas la goma de la puerta, la prevención será máxima. Ten en cuenta que todo ese moho irá a tus prendas finalmente, redundando en olores y manchas… sin olvidar que a la larga puede deteriorar la goma y provocar fugas…
  • Olores en las prendas o en el tambor: Antes o después de lavar podemos descubrir esos desagradables olores en nuestra ropa. Podemos obcecarnos con el problema final de las prendas y lavarlas una y otra vez… pero el problema real está en el interior de la lavadora, que precisa un lavado inmediato en vacío con agua bien caliente y un poco de limón o vinagre por medio del cajetín dosifiador. El estado de la goma, ya citado antes, también puede provocar ese olor acumulado.

Como ves, estas pautas son tareas de mantenimiento esenciales, asociadas al propio uso de la lavadora y a un mínimo de consideración en cuanto a su limpieza. Siguiendo estas pautas optimizarás cada colada en el doble sentido de mejorar resultados para tu ropa y prolongar el ciclo de vida óptimo de tu lavadora.

Evitando posibles averías

Como en cualquier otro electrodoméstico, el mantenimiento es el primer nivel de asistencia técnica que debe realizarse. La ventaja es que este mantenimiento se puede hacer por el propio usuario convertido en ese técnico básico.

La propia lavadora puede ser tu aliada para detectar pequeños problemas que puedan derivar en averías más importantes. Entender el significado de cada icono del panel frontal te servirá para acometer cualquier revisión con absoluta certidumbre sofre el foco de potencial avería.

No obstante, hay actuaciones fundamentales como:

  • Descalcificación de la lavadora: que deberías considerar acometer con cierta periodicidad, más aún si vives en una zona de agua dura. En estos casos conviene, cada 3 meses, proceder a un lavado en vacío con la cantidad ajustada del producto antical que hayas comprado. El programa antical debe realizarse al menos con 60º durante una hora, procediendo a relanzar este mismo programa en vacío para retirar posibles residuos. Con esta operación garantizas que todos y cada uno de los conductos y poros de tu lavadora se mantengan perfectamente dispuestos para el paso o filtrado del agua.
  • Limpieza de cajetines y filtros: O lo que es lo mismo, dejar otras vías de entrada y salida de tu lavadora en perfecto estado. Con cierta periodiciada es importante acercarte a tu lavadora y realizar estas tareas de mantenimiento. Extraer el cajetín del detergente es sumamente fácil, lavarlo apenas cuesta un minuto. Sobre el filtro, ubicado habitualmente en la parte inferior, tras la bandeja embellecedora, tan solo hay que considerar poner una bandeja bajo su nivel cuando nos disponemos a retirarlo. El agua estancada saldrá por ahí y evitaremos montar la piscina de turno. Con el filtro retirado podemos limpiarlo bajo el grifo y comprobar como los residuos siempre están ahí, en mayor o menor cantidad…

Limpieza y mantenimento, tareas tan básicas como sencillas para que tu lavadora esté siempre como el primer día.

 

 

 


Artículos relacionados

Alarga la vida del frigorífico

En tu casa no hay otro electrodoméstico como el frigorífico. Trabaja durante 24 horas al día los 365 días del

Consejos para ahorrar en la cocina

La cocina es ese espacio donde empleamos mayores niveles de energía para poner en marcha la diversidad de electrodomésticos que

3 motivos a revisar cuando tu lavadora no centrifuga

En más ocasiones de las que nos parece, un fallo en un electrodoméstico podría ser resuelto sin reportar incidencia alguna

1 comentario

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies