Los productos básicos de la cocina mediterránea

Detente y piensa por un momento. ¿Qué es lo que te viene a la cabeza cuando escuchas hablar de cocina mediterránea? ¿Cuáles son los alimentos que asocias directamente con esta forma de cocinar? Seguramente el primero de todos haya sido el aceite de oliva, y es que hoy por hoy es uno de los grandes emblemas de la dieta y la cocina mediterránea. ¿Te gustaría conocer los demás?

Somos naturales

Si algo caracteriza por encima de cualquier otra cosa la cocina mediterránea es lo natural. No hay alimentos muy procesados, ni tampoco grasas saturadas ni grasas trans. La cocina mediterránea aboga por utilizar los productos correspondientes a la temporada del año, buscando siempre la mayor calidad y frescura del producto y dándole prioridad frente a un procesado excesivo.

El equilibrio entre el nivel de procesado de los alimentos de la dieta mediterránea permite que los aportes nutricionales de estos sigan siendo siendo importantes para nuestro organismo y nos ayuden a mantener una buena salud. Y es que si combinamos una vida equilibrada y activa, ejercicio y una buena dieta mediterránea no cabe duda que nuestro cuerpo lo agradecerá.

Básicamente deliciosa

¿Sabías que la dieta mediterránea ha sido reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO? Y es que los grandes beneficios para la salud que aporta la dieta mediterránea y la cocina derivada de ella promueven el equilibrio y la salud además de apostar por el consumo de las mejores materias primas de cada temporada.

¿Pero sabes cuáles son los productos más utilizados en la cocina mediterránea? Si hay un emblema de esta cocina ese es sin duda el aceite de oliva, una de las grasas más saludables y que más aporta a nuestro organismo. Su consumo es diario, al igual que el de los cereales gracias al pan o a otros como el arroz o el cuscús.

En la cocina mediterránea también es posible encontrar de forma habitual verduras y frutas de temporada, y es que las huertas de la costa mediterránea dan unos productos de excelente calidad. Ni que decir tiene que el uso de derivados lácteos y frutos secos también es muy habitual en esta comida, ya sea de forma independiente o como parte de ensaladas y guisos.

Carnes blancas, pescados, huevos y legumbres constituyen parte fundamental de esta cocina mediterránea. En muchas ocasiones forman parte de platos algo más elaborados, pero en otras con la intención de preservar los sabores y texturas de cada alimento se recurre a procesados muy sencillos.

Y por último el vino, que si bien debe ser consumido con moderación es fundamental en esta cocina mediterránea y puede consumirse como bebida o utilizarse en guisos.


No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies