El mantenimiento ideal de tu campana extractora

campana-extractora

¿Qué sería de tu cocina sin la campana extractora funcionando a pleno rendimiento mientras preparas tus menús? Todas esas emanaciones: vapores, evaporaciones, olores y humos convertirían tu cocina en un fogón al estilo de las fotalezas de la edad media ¿Te has fijado como perduran estos restos negruzcos en ese tipo de edificaciones?… De lo que te salva la campana extractora, ¡madre mía!

Limpieza integral de la campana al menos una vez al mes

¿Por qué al menos una vez al mes? Pues porque corre la leyenda de una persona que, tras meses y meses sin abrirla, se dispuso a limpiarla y fue devorado por un alien 😛

En serio, sabes de sobra lo que los filtros de la campana están teniendo que absorver para que todas las emanaciones de los cocinados salgan del medio ambiente de tu hogar. Pero no solo los filtros sufren los perjuicios de este proceso, toda la campana, tanto en su parte interna como externa, así como los muebles anexos que pudiera haber, terminan por verse impregnados de los vapores solidificados y grasientos.

Centrándonos extrictamente en la campana, puedes actuar en sus tres partes principales para restituir el conjunto a su mejor estado. Tanto el faldón, así como los filtros y el espacio interno que cubren estos, y donde se encuentra el ventilador pueden quedar como nuevos.

Y no solo es simple cuestión estética, en ocasiones una limpieza deficiente puede provocar acumulaciones de grasa que vuelven a licuarse con el calor de nuevos cocinados y desprenderse sobre la comida, aportando ese extra de bacterias con el que nadie contaba.

¡No cuesta tanto limpiar la campana extractora¡ Por partes:

  1. Retira el filtro o los filtros de aluminio expandido que suelen ir simplemente acoplados a la parte baja de la campana. Puedes dejarlos en la fregadera o en un recipiente, siempre con agua bien caliente. Después de dejarlos reposar un buen rato para que algua caliente vaya reblandeciéndolo todo, aplicas desengrasante (en este caso no te recomendaré limón como en otras ocasiones, el duro trabajo de la campana requiere de medidas drásticas que te ahorren frotado) y frotas con un estropajo. Cuando hayas repasado bien todas las zonas vuelves a dejar reposar en el agua un rato. Al sacar los filtros ya estarán limpios, los dejas secar.
  2. Mientras se secan los filtros, aprovecha para limpiar  la parte interna de la campana, sin actuar sobre el ventilador con el producto quitagrasa. Para asegurarte rocía sobre el paño directamente y después extiendes por el resto de zonas. Vuelves a repasar con otro trapo humedecido para aclarar y finalmente uno seco.
  3. El exterior de tu campana también necesita un buen repaso para recobrar su brillo original (te aseguro que ningún fabricante vende campanas mate, es solo que te has acostumbrado a la falta de brillo) tendrás que volver a hacer uso del quitagrasas y del paño, aclarando con un paño en agua fría (para que el agua no se evapore y te de tiempo a pasar otro seco para que así no queden restos de humedad. A la manera de un cristal, vamos)

 

¿Y si pudieras hacer trabajar menos a tu campana?, cocina eficientemente

En gran parte, que tu campana extractora trabaje más menos dependerá del tipo de sistema de calor que uses. En el fuego directo puede que no tengas suficiente con el nivel máximo de absorción, con la vitrocerámica puede llegar a ocurrir lo mismo si no pones de tu parte, y solo en el caso de las placas de inducción pueden por sí mismas dejar de castigar tanto a tu campana.

Vapores, todos para arriba...

Vapores, todos para arriba…

En el caso de que uses fuego directo de gas, porque te guste más o por lo que sea, al menos se previsor y no dejes que el aceite en las sartenes para fritos cojan excesiva temperatura.

Si tienes placas vitrocerámicas puedes ayudar bastante a tu campana si usas el calor residual que queda en la vitro aún en apagado. Ese apurado final en la cocción o en la fritura se puede alcanzar igualmente apagando la vitro un poco antes y dejando la comida un ratito más. Menos emanaciones y algo más de ahorro, porqué no.

inducción

Inducción para una cocina más limpia

En el caso de que ya dispongas de placas de inducción y le hayas cogido el truco, estoy seguro de que habrás comprobado que los olores, vapores y humos son muchos menores con la optimización que aportan estas nuevas placas. No te librarás de limpiar en todo caso tu campana extractora, pero al menos no sufrirás pensando en la que se está montando cada vez que te dispongas a freir un poco.


Artículos relacionados

Cuánto gastamos en la cocina

Ha llegado la temida cuesta de enero, y bien merecido que tiene el nombre, puesto que a primeros de año

Cuidado con usar un horno en mal estado

Hay riesgos 100% evitables. Porque lo que se ve venir acaba siempre mal, y en ese caso la culpa es

Hornos limpios para no intoxicarnos

Que el horno es una estupenda herramienta de cocina es algo que sabes de sobra. Que no siempre lo estés

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies