Cómo tener tu lavadora como el primer día

Cómo tener tu lavadora como el primer día

Cuando compramos un electrodoméstico no basta con comprarlo y olvidarnos de él hasta que deje de funcionar. Todos y cada uno de los electrodomésticos de nuestra cocina necesitan ciertos cuidados y hoy me gustaría centrarme en uno de los que más utilizamos: la lavadora, y por lo tanto a lo largo de este post os citaré algunos consejos para que el mantenimiento de la lavadora sea el correcto.

El extraño placer que nos provoca estrenar cualquier cosa, incluso un electrodoméstico, debería ser suficiente para prometernos que lo mantendremos en perfecto estado y como el primer día, durante el mayor tiempo posible. Y aunque a veces nos hacemos esta promesa, también es cierto que se nos olvida demasiado rápido.

Lo que tenemos que tener claro, es que realizar un mantenimiento de la lavadora es primordial para que nuestro aparato funcione du

rante mucho más tiempo, es decir, prologar su vida útil, y que esté en perfecto estado para que cuide nuestra ropa perfectamente.

A veces pensamos que un electrodoméstico cuya función es lavar, se mantiene limpio por sí solo, básicamente por estar en constante contacto con agua y jabón, pero no es así.

La ropa que metemos a la lavadora evidentemente está sucia, y esos restos de suciedad junto con las pelusas por ejemplo que desprenden algunos tejidos, ensucian su interior. Esa suciedad acaba depositándose en algunos lugares, como, por ejemplo, la goma o el filtro. Esos grandes olvidados.

 Consejos de mantenimiento

Limpiar nuestra lavadora periódicamente, es una de las tareas de mantenimiento que debemos hacer, pero no solo eso, también un correcto uso del electrodoméstico es primordial para mantenerla en perfecto estado.
A la hora de poner la colada, es habitual que, por ahorrarnos tiempo, o por evitar poner más de una colada al día, llenemos el tambor de nuestra lavadora por encima de su capacidad. Esto no es solo un error a la hora de lavar nuestras prendas, que, al estar tan juntas, no se lavan correctamente, ya que, por la falta de espacio, no pueden moverse con normalidad, y por tanto, ni el agua ni el jabón, penetran por ellas como deberían, sino que puede acabar dañando el tambor por un exceso de peso en la carga.

Ventilar el tambor de nuestra lavadora después de cada lavado, también es algo fundamental para que no se acumule la humedad dentro. Esto genera malos olores, y aumenta también la formación de gérmenes o bacterias. Además, es importante revisar que en el tambor no quedan restos de pelusas o incluso de arena o tierra que pueden soltar algunas prendas.

Si has comprado tu lavadora recientemente, lo más probable es que incluya un programa de lavado del tambor. Si es así, deberías utilizarlo periódicamente para que tu lavadora quede perfectamente limpia por dentro. Si por el contrario tu lavadora no dispone de esa función, deberías realizarla de forma manual.

Y por supuesto, de vital importancia para un buen mantenimiento, es limpiar la goma de la lavadora y los filtros cada cierto tiempo.

Para limpiar la goma de tu lavadora, puedes utilizar un cepillo de dientes que ya no utilices y un limpiador jabonoso que elimine los restos de suciedad. Sin olvidarte de secarla con un paño para evitar la formación de moho cada vez que pongas una colada.

La marca te ayuda

También es cierto, que debido al constante uso que hacemos de la lavadora, puedan surgir de vez en cuando pequeñas averías que no sean de gran importancia, y que incluso puedas resolver tú mismo.
La ventaja de algunas marcas como Bosch es que ponen a disposición del usuario un servicio técnico que puede serte de mucha ayuda, y resolver pequeñas dudas que te surjan.

Solo tienes que contactar con ellos a través de un teléfono que está disponible 24 horas, 7 días a la semana. Ellos atienden tu solicitud y te dan algunas pautas o consejos si se trata de una avería sencilla para que puedas resolverlo por ti mismo con la ayuda de un técnico especializado, y si consideran que la avería necesita de la visita de un técnico, conciertan una cita contigo, no sin antes haber preparado los posibles repuestos o piezas, si es que son necesarios, que necesitarían para solucionar el problema, y así el día que van a tu casa, ya cuentan con todos los materiales necesarios para realizar la reparación.

 


Artículos relacionados

3 formas de mantener el horno en buen estado

Tu horno no es un microondas al que limpiar con cierta periodicidad. Por su funcionamiento más complejo y porque no

Refrigeradores no frost ¿qué son?

Hay evoluciones dignas de considerarse como ese salto que transforma algo en una cosa superior. Para mí, y para tí

Hornos que se limpian solos

Cuando la tecnología, al servicio de los electrodomésticos, se convierte en el mejor aliado para las más arduas tareas, ha

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies