Mantenimiento de tu lavadora

Si tienes dudas sobre como se hace mantenimiento a una lavadora, debes saber que hay un primer nivel de mantenimiento que bien puedes llevar a cabo tú solito para mayor vida útil del electrodoméstico y para un mejor lavado de cada colada. No es cuestión de ponerte a revisar la lavadora por dentro y por fuera para dejarla completamente limpia y liberada de cualquier entorpecimiento (que también), pero el mantenimiento en primer nivel está asociado a un uso responsable, a un conocimiento del funcionamiento de tu lavadora y de sus necesidades para el mejor desempeño.

Conseguirás que dure más

En alguna ocasión hemos hablado del tema de la obsolescencia planeada. Se trata de una misteriosa confabulación de los fabricantes para que tu lavadora se rompa en el tercer día después de los 123 usos (es broma).

Lo único totalmente cierto es que los fabricantes ya se ocupan de despertarnos nuevas necesidades en base a desarrollos tecnológicos sugerentes, alternativas y mejoras que nos acabarán conduciendo a cambiar de lavadora. Pero si te ocupas de cuidar bien tu lavadora llegará el día en el que la decisión de cambio será solo eso, una decisión de mejorar prestaciones y proceder al cambio, despidiéndote entonces de una lavadora que seguiría funcionando correctamente durante más tiempo.

Pero si estás contento con tu lavadora y quieres que te dure mucho tiempo, tendrás que esmerarte en tu cuidado, dándole un mantenimiento que tampoco requiere de una pericia técnica muy especial. Se trata de mantener tu lavadora en varios niveles:

  • Mantenimiento de tu lavadora en el uso: Hay dos formas de mantener correctamente la lavadora mediante el uso apropiado. En primer lugar los niveles de carga. Seguramente elegiste tu lavadora con unos kilos de carga ajustados a tus necesidades. Quedarte corto no puede conllevar una sobrecarga contínua en cada lavado. Deberás establecer rutinas de lavado que liberen de grandes cargas a tu lavadora, por el bien de su mecanismo (piensa en esas sobrerevoluciones del centrifugado con un gran peso dentro) y por el bien de tu ropa, que quedará mucho peor lavada si está apelmazada, sin posibilidad de paso de agua por ningún lado. Las coladas ligeras tampoco son muy recomendables, pues un tambor sin el agarre del peso interior también sufre lo suyo.
  • Mantenimiento de tu lavadora por elección del mejor programa: Si metes poca ropa a lavar, usa al menos un ciclo corto, los hay de hasta 15 minutos para la ropa deportiva, si es que toca lavarla sí o sí y no hay más prendas con las que llenar algo más el tambor.
  • Mantenimiento de tu lavadora en la limpieza: O ¿Quién limpia a la limpiadora? Tu lavadora se encarga de dejar tu colada como nueva. Cómo no vas a procurarle una autolimpieza de vez en cuando. Un ciclo de lavado corto, sin ropa, y con una mezcla de agua con limón dejará como nuevo el interior de la lavadora. El repaso de las gomas de la puerta con un paño bien humedecido con vinagre y secado posteriormente te liberará del típico moho negruzco. La extracción y limpieza de los cajetines de detergente y suavizante con agua bien caliente redundará en que las nuevas coladas se laven con jabón bien limpio…
  • Mantenimiento en la conservación adecuada: La ventilación de la lavadora es una tarea fundamental de cara a ese mantenimiento primario adecuado. Tras cada colada, la puerta de la lavadora debe dejarse abierta durante unas buenas horas, para que las humedades internas puedan secarse con un mínimo de ventilación.

Como ves, el mantenimiento de tu lavadora tiene mucho que ver con rutinas a considerar de forma paralela al uso de la lavadora. Una vez asumidas las necesidades de tu lavadora las llevarás a cabo automáticamente, sin considerarlas una tarea más. Y tu lavadora se mantendrá muchísimo mejor durante más años.

Evitaremos averías técnicas

Es natural, si estableces las mejores condiciones de trabajo a tu lavadora, esta rendirá de mejor manera y será más dificil que acabe rompiéndose y provocando una avería de mayor o menor consideración. Con todo lo visto en el anterior apartado puedes hacerlo extensivo a algunas averías frecuentes.

  • Avería del motor de lavadora: ¿Cuándo crees que se romperá antes un motor de una lavadora? ¿Al usarlo con coladas a tope o en cargas más mesuradas? ¿En selecciones de programas largos para pocas prendas o en un programa corto en caso de lavar poca ropa? ¿En una lavadora que nunca se limpia y que acumula residuos que pueden derivar a cualquier zona del lavadora o en otra que se limpia periódicamente? Preguntas lógicas, ¿no es cierto? El uso sensato es el primer paso hacia un mantenimiento optimizador de toda la lavadora.
  • Fugas de agua: Si una lavadora no se limpia de vez en cuando puede provocar atascos y el rebocado del agua hacia zonas donde no debiera salir. Si los centrifugados son descontrolados por no haber casi prendas en su interior, las vibraciones pueden provocar desajustes en las tomas de agua…
  • Agua estancada: Por el contrario, si vemos como el tambor es incapaz de evacuar el agua, acabaremos echando a perder la ropa. Un atasco interno por residuos puede ser el causante.

Menos averías en lavadoras mejor mantenidas, como en cualquier otro ámbito. Sin duda.

 

 


Artículos relacionados

Cuidado con usar un horno en mal estado

Hay riesgos 100% evitables. Porque lo que se ve venir acaba siempre mal, y en ese caso la culpa es

3 formas de mantener el horno en buen estado

Tu horno no es un microondas al que limpiar con cierta periodicidad. Por su funcionamiento más complejo y porque no

Hornos que se limpian solos

Cuando la tecnología, al servicio de los electrodomésticos, se convierte en el mejor aliado para las más arduas tareas, ha

2 comentarios

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies