El peligro de los cables en el hogar

clavija-cable

Caídas, incendios, quemaduras… Los cables pueden suponer un gran riesgo como transmisores de electricidad o en su deficiente instalación (ya sea fija o eventual para un uso). En perfecto estado y bien instalados, los cables permanecen correctamente aislados y sin holguras, pero el descuido en su mantenimiento y uso los convierte en elementos de alta peligrosidad.

Evitar accidentes en casa

Las instalaciones eléctricas, desde las tomas hasta su extremo opuesto, tienen vital importancia para conferir a tu vivienda de una total seguridad. Hay varios tipos de incidentes que pueden originarse entre tantas y tantas instalaciones eléctricas, generales o particulares para cada electrodoméstico. Veamos qué riesgos podemos correr y cómo evitarlos.

  • Instalación general: La parte más importante del cableado es su conexión a la red. Las clavijas de los electrodomésticos u otros útiles deben ser siempre homologadas y 100% correspondientes con la propia toma. Los adaptadores son una solución razonable, pero lo mejor es usar electrodomésticos con clavijas correspondientes con las tomas del hogar. Las tomas múltiples pueden ser una solución puntual, pero no un recurso habitual pues puedes sobrecargar el circuito con el sobrecalentamiento correspondiente y la avería final o el incendio. Actualmente puedes encontrar estupendos sistemas protectores del cableado, rieles y guías que ayudan en lo funcional y en lo estético. Los buenos instaladores siempre ofrecerán este tipo de protecciones para estructuras fijas como la iluminación de la vivienda.
  • Mantenimiento: Los cables deben siempre transcurrir en un cauce natural, sin pellizcos ni desvíos antinatura. Nunca se deben “esconder” de manera improvisada bajo alfombras u otros elementos, pueden sufrir un deterioro mucho mayor y acabar provocando un incendio.
  • Uso del cableado: ¿Por qué no plantear un uso apropiado del cableado de los electrodomésticos? Destinando cada toma a según qué electrodomésticos o útiles portátiles conseguirás un control completo y evitarás improvisaciones y accidentes. Es cierto que en ocasiones los planteamientos de nuestras casas no han sido del todo acertados (tomas cerca de puertas o que no respetan un mínimo de distancia respecto a grifos y demás), pero seguro que considerando todas las opciones puedes encontrar qué tomas vienen mejor para qué electrodomésticos, además de móviles y otros útiles.

Como ves, no es un asunto trivial el de las instalaciones y sus cableados. Y no hay que olvidar que todo sufre un desgaste con el tiempo. La revisión periódica de los cables a la vista de tus electrodomésticos (cada 4 o 5 años) puede librarte de diversos percances. Si descubres cables en mal estado te tocará cambiarlos, pero estarás velando por la seguridad de tu hogar.

Es más, si tienes algo de tiempo y no sabes en qué emplearlo, la revisión de los cables más accesibles, por ejemplo en una zona tan importante como la cocina será una estupenda tarea. Con un paño ligeramente humedecido en vinagre y otro seco podrás eliminar esas adherencias que acaban por afectar a la cubierta de los cables.

Toda cautela es poca. No llegamos a ponderar justamente el riesgo potencial de tantos cables. Más aún cuando en casa tenemos a personas mayores o a niños. Las personas más vulnerables por su edad sufren en mayor medida los posibles percances.

Cuidado por donde pasas

Un importante riesgo al que no siempre se le otorga gran relevancia es la caída por tropiezo con cables. La movilidad de los electrodomésticos o de los útiles informáticos (ordenadores, móviles, tablets, consolas de juegos…) nos facilitan la interacción con estos mismos útiles.

Pero no siempre procedemos a la conexión de tantos y tantos aparatos para su uso o recarga de la mejor manera. Las prisas o las malas costumbres nos conducen a conectar nuestros aparatos de cualquier forma en las tomas de las diferentes habitaciones de la casa.

En cualquier casa, en todo momento hay un móvil cargando, un ordenador conectado o una consola instalada. Cables y más cables extendidos por el suelo, con la holgura suficiente para tropezar con ellos y acabar en el suelo.

Y lo de menos es que el ordenador acabe por los suelos, o que el móvil acabe rompiéndose. Lo más importante es que el tropezón suponga una pérdida del equilibrio y la caída de cualquier habitante de la casa.

Cuando se nos va de las manos...

Cuando se nos va de las manos…

Lo cierto es que he estado en casas en las que el ¡cuidado, mejor pasa por aquí!, se convierte en una constante. Creo que convertir tu casa en una trinchera no es lo más cómodo ni lo más apropiado.

Con un poco de orden, buenas costumbres y un planteamiento de uso acertado, conseguirás establecer zonas de tránsito completamente seguras. No es tan complicado. Es cuestión de fijar una rutina de uso y automatizarla.

En el momento en el que todos en casa sepáis donde se conecta cada cosa y dónde no, te habrás anotado un importante punto en esa necesaria seguridad en el hogar.


Artículos relacionados

4 pasos para evitar accidentes domésticos

Los accidentes domésticos en el hogar se producen más de lo que podemos pensar. En nuestra casa los percances nos

Los peligros de los peques en casa

Los accidentes más comunes en niños mientras estamos en casa son los golpes y caídas, como puedes imaginar. Probablemente quien

Póliza de electrodomésticos

Un seguro de electrodomésticos te puede resultar de gran utilidad para garantizarte una cobertura en caso de cualquier imprevisto que

2 comentarios

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies