Póliza de electrodomésticos

Un seguro de electrodomésticos te puede resultar de gran utilidad para garantizarte una cobertura en caso de cualquier imprevisto que suponga un daño relevante que pueda deteriorar tu flamante electrodoméstico con las mejores funcionalidades y que te deje sin su apreciada labor durante días si es que finalmente tienes que comprar otro.

¿es rentable un seguro?

O quizás debiéramos preguntarnos ¿es rentable no tener un seguro? En alguna ocasión habrás tenido que recurrir a algún seguro para resarcirte de un daño bajo la figura de una indemnización. Y en esos momentos siempre es rentable…

Pero la idea va un poco más allá. Lo ideal para considerar cuándo procede asegurar un electrodoméstico es preguntarse: en caso de rotura, averia o percance ¿podría reemplazar este bien o repararlo por mis propios medios?

Si la respuesta es no, o si al menos sabes que la reparación te puede hacer un roto en tus cuentas, mejor asegúralo y asegúrate…

Bien es cierto que entre tantos seguros siempre hay que hilar fino para no acabar duplicando coberturas entre varios seguros. Si dispones de un seguro de hogar comprueba que no te quedan amparadas garantías extraordinarias sobre los electrodomésticos. O si consultas contratar un seguro, primero comprueba que no te lo hayan incluído en la compra del propio electrodoméstico.

Parece obvio, pero no es la primera vez que se da una concurrencia de seguros para un mismo bien y en estos casos las compañías aseguradoras se pueden liar para quien paga más o menos… Y quien acaba sufriendo la indecisión eres tú.

Veamos cómo puedes contratar un seguro específico para un electrodoméstico:

  • Seguros de hogar: Consultando con tu mediador de seguros puedes tramitar una solicitud de ampliación donde quede cubierto ese nuevo electrodoméstico que, por sus características suponga un incremento considerable del contenido designado en la póliza. En esos casos el nuevo electrodoméstico quedará cubierto de cualquier percance determinado como indemnizable en la propia póliza (los llamados riesgos cubiertos).
  • Seguros específicos de electrodomésticos: En la venta o durante los primeros años de uso de un electrodoméstico se puede recurrir a un seguro específico que cubra contingencias que habitualmente no amparan las pólizas de hogar (roturas accidentales, averías propias o daños). Cada compañía aseguradora ofrece más o menos años o más o menos coberturas, consulta un poco antes de decidirte…

También puedes recurrir a un combi entre ambas pólizas, mientras las coberturas de una y otra compañía no interfieran, sabrás a quién recurrir en cada caso.

Hacer rentable un seguro también es conocer un poco el mercado para conseguir una mejor prima y, como digo, sobre todo no duplicar garantías ni tampoco informar de un valor inferior al real que pueda derivar en un infraseguro en el momento de la indemnización. Si informas de un precio menor a tu compañía de seguros, ya sea para tu horno, lavavajillas, frigorífico o lo que sea, pueden llegar a indemizarte en un proporción menor y equiparable al menoscabo de su precio real informado.

Aprende a conocer lo que firmas

En muchas ocasiones me he referido a la figura de un mediador o agente de seguros como la figura más oportuna para consultar y tramitar un seguro. El intrusismo actual no hace más que crear intermediarios sin cualificación ni conocimiento del sistema de los seguros, ni de sus coberturas ni de sus mejores ajustes a la necesidad de cada cual.

Así, apoyándote en un buen mediador que te pueda asesorar descubriras diferentes aspectos que te ayudarán a decantarte por una compañia u otra o directamente sobre la necesidad de asegurar o no el bien.

Un buen asesor al que le digas que quieres asegurar tu frigorífico de 7 años te advertirá del valor venal por el que te pueden indemnizar, siempre bastante más bajo que el valor de reposición (por ejemplo). Después hay matices generales que difieren de unas compañías a otras:

  • Antigüedad de los electrodomesticos: Una compañía puede comprometerse a asegurar tu lavadora de 8 años, pero como digo casi nunca compensa pagar una prima idéntica a la de una lavadora nueva para que luego te paguen solo la proporción debida a su valor de mercado en su estado real.
  • Franquicia: Lo importante en un seguro es saber que en caso de daño grave alguien responderá de los mismos. Es normal que te encuentres con franquicias de daños de hasta 100 o 200 euros. Cualquier pequeño daño es casi mejor que lo asumas tú.
  • Carencia: Si tu lavadora no es nueva, habitualmente la compañía de seguros establecera un periodo de carencia que le dé seguridad de que al día siguiente o a los pocos días no surja algún problema preexistente que se quiera fingir como actual…
  • Reposición: Una cobertura muy interesante que te asegura un horno nuevo en caso de rotura del tuyo. De esta forma te aseguras de que en caso de siniestro total puedas disponer de horno nuevo sin problemas con valores venales ni nada de eso.

Pero claro, insisto en que todo esto te lo explicará siempre mejor un agente de seguros de confianza. Aquel a quien, tras contarle tus circunstancias, sepa buscar lo que más se ajuste…


Artículos relacionados

Lavadoras con funciones seguras

La seguridad del hogar depende de ti. Es verdad que no podemos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor,

Peligros para los niños en casa

La seguridad infantil en el hogar se convierte en una tarea ardua. Más si no nos planteamos esas medidas de

accidentes en casa

Los accidentes en casa, a nivel de seguros, tienen la consideración técnica de siniestros. Claro está que no es lo

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies