Cómo prevenir accidentes en casa

La mejor forma de prevenir accidentes en el hogar es anticiparnos a los riesgos. Nuestra casa representa un espacio seguro, lejano a agresiones climatológicas, a incidencias de tráfico o al estrés del trabajo. Pero abandonarnos a esa sensación de seguridad absoluta nos dispone como candidatos perfectos a sufrir los accidentes domésticos más insopechados (insospechados en la medida de que somos incapaces de asumir que los riesgos también se encuentran de puertas hacia adentro).

Accidentes más comunes

Conocer qué accidentes son los que más ocurre en los hogares nos puede poner en alerta para tomar conciencia y adoptar cautelas básicas convertidas en rutinas que nos alejarán del riesgo. Cuando escuchamos que los accidentes domésticos son la cuarta causa de muerte en la Unión Europea realmente nos sorprende. Pero es tan sorprendente como cierto.

Por supuesto que las consecuencias de la mayoría de los accidentes en casa normalmente no alcanzan esa gravedad, pero bueno es saberlo para que no bajemos la guardia.

Vamos allá con las principales causas de accidente en casa:

  • Quemaduras: Por lo antes dicho de la falsa sensación de seguridad en casa, puede llegar el momento en que nos atrevamos a manipular cualquier cosa bien caliente con las manos, o que acerquemos estas a fuentes de calor intenso. Incluso en ocasiones nos relajamos tanto que dejamos una olla con agua hirviendo con bastante proximidad al borde la encimera… Consciencia y sentido común para no acabar con un dedo quemado o con quemaduras de tercer grado, porque todo puede llegar a ser. En casos de quemaduras leves, con agua fría y una venda esterilizada será suficiente (dolor mediante), en otros casos nos jugamos mucho más.
  • Caídas y golpes: El orden en casa, nuestra organización, la iluminación adecuada, el calzado cómodo para casa, usar medios adecuados como escaleras portátiles… Son tantos y tantos factores los que evitan que acabemos cayéndonos y dándonos un fuerte golpe. Y no te digo nada en caso de tener en casa niños o ancianos. El ejemplo es el mejor antídoto para evitar accidentes en grupos de riesgo. Pero sobre todo ese orden fundamental para saber dónde está cada cosa y no llevarnos un sobresalto…
  • Cortes y aplastamientos: El sentido común, el menos común de los sentidos, debería imperar siempre a la hora de manipular un pequeño electrodoméstico, o al cortar jamón, o al mover un mueble. Buscar la ergonomía, utilizar los enseres de manera apropiada. La improvisación en busca de una solución más rápida de cualquier circunstancia acaba exponiéndonos directamente al riesgo. Y suele pasar que luego nos lamentemos: ¿Cómo puede atreverme a mover ese mueble a mano? ¿A fin de qué toco la cuchilla de la batidora sin apagarla?…
  • Asfixia: Los pequeños y mayores deben ser los principales protegidos para este riesgo. Bolsas, objetos de tamaños medianos. Los niños son curiosos y su boca es un cauce de conocimiento muy habitual.
  • Electrocución: Las instalaciones eléctricas y los electrodomésticos suelen ofrecer medidas de seguridad para evitar que nos electrocutemos. Supervisar el correcto estado de instalaciones y de electrodomésticos es primordial para evitar una descarga eléctrica que pueda resultar fatal. Manipular instalaciones sin guantes o con elementos improvisados como un cuchillo multiplica ese riesgo.
  • Intoxicaciones: Los productos de limpieza lejos de los niños no, lo siguiente, a años luz de ellos. La supervisión de los alimentos y sus caducidades fundamental para no llevarnos un susto.

Zonas más peligrosas

Para poder considerar la peligrosidad de cada zona, podemos agrupar espacios y riesgos.

  • Riesgos de accidente en la cocina: Cortes, quemaduras, incendios, resbalones, golpes y caídas, intoxicación, electrocución, contaminación… La cocina lo tiene todo y por eso en ella el orden y las pautas de uso puestas en común entre todos los integrantes de la familia es superimportante.
  • Riesgos de accidente en el baño: caídas, electrocuciones. El baño también es un espacio que comprende ciertos riesgos. La ducha, la pila del lavabo…, zonas en las que el agua puede acabar entrando en conexión directa con la electricidad, multiplicando sus efectos.
  • Riesgos en los pasillos: Ese orden tan necesario adquiere en las zonas de tránsito especial relevancia. Encontrarnos cualquier cosa en estos espacios puede provocar una caída de consecuencias relevantes. Movernos con la iluminación necesaria evitará que esa falsa confianza del conocimiento del medio nos acabe provocando un golpe imprevisto (recomendación por experiencia: nunca ir descalzo, los dedos de los pies son víctimas propicias…)
  • Riesgo de accidentes en escaleras: Vivir en una casa en lugar de piso tiene sus riesgos. Jamás deberíamos usar unas escaleras sin iluminación. El riesgo de resbalones con sus golpes y caidas pueden ser muy graves. Desde roturas de huesos hasta golpes en zonas comprometidas.
  • Riesgo de accidentes en altos y trasteros: Estas zonas de servicio secundarias no deberían convertirse en un almacén sin orden ninguno. Buscar cualquier elemento entre un caos de cajas o estanterías puede derivar en golpes y aplastamientos.
  • Riesgo de accidentes en salón y habitaciones-dormitorios: En esos espacios en los que nuestra movilidad se reduce los riesgos descienden notablemente. Pero insisto en el orden hacia un mayor conocimiento del medio como pauta básica.

 


Artículos relacionados

Seguro para los accidentes domésticos

Los accidentes en casa acecen de la manera más imprevista. Estoy seguro de que tu mismo, haciendo más o menos

4 consejos básicos en la cocina

La seguridad en la cocina es un tema que nos preocupa a todos. Sin duda alguna, nuestro hogar es uno

Peligros para los niños en casa

La seguridad infantil en el hogar se convierte en una tarea ardua. Más si no nos planteamos esas medidas de

1 comentario

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies