Prevenir antes de sufrir

El tema de las intervenciones motu proprio por parte de los fabricantes ya lo he tratado en alguna ocasión. Pero me parece inconcebible que, ante una campaña de revisión preventiva para lavavajillas como la que lanzaron en su momento Balay, Bosch, Lynx, Neff y Siemens, algunos seamos tan pasotas como para no molestarnos en mirar número de serie o cualquier otro dato solicitado para ganar en tranquilidad.

Problemas en lavavajillas

Cuando algo ocurre en nuestro lavavajillas en plan grave, o sea, ese drástico momento en el que escuchamos algún ruido o detectamos un escape de humo que nos deja patidifusos, el mal ya está completamente hecho.

En un uso normal del lavavajillas, y salvo casos de electrodomésticos para este fin que tenga muchos años de vida, jamás será justificable una avería de este tipo que suponga una rotura total o que ponga en riesgo nuestra integridad así como la de nuestro hogar por un posible incendio.

Pero si un problema detectado por el fabricante es avisado por activa y por pasiva, por medios de comunicación e incluso por cartas a todos sus clientes, sin duda será porque este problema reviste de cierta gravedad. No quiere decir que tu lavavajillas vaya a provocar un incendio sí o sí en caso de pertenecer a una remesa defectuosa, pero lo que seguro que no quiere decir es que pases del asunto en plan: «Pues puede ser que mi lavavajillas lo comprara por esas fichas que me indican» «ok, ya si eso luego lo miro»

Has comprado un lavavajillas de una marca de calidad y responsable con sus clientes. No actúes con desidia y haz la comprobación pertinente para descartar el posible problema o para finalmente confirmar la inclusión de tu lavavajillas dentro del paquete de los vendidos y necesariamente pendientes de revisión.

Por conocimiento propio sé de buena tinta que la atención en estos casos es especialmente esmerada. En el caso que yo conozco la actuación supuso la retirada del lavavajillas y su restitución en cuestión de horas. Merece la pena por el gran servicio, pero principalmente para mantener tu seguridad y confianza en este hoy ya imprescindible electrodoméstico.

Campañas de prevención

Pocas veces te encontrarás en la tesitura de recibir una carta del fabricante de tu lavavajillas en las que te solicite que compruebes el modelo, número de serie o fecha de fabricación. Eso es lo que ocurrió no hace tanto con las marcas Balay, Bosch, Lynx, Neff y Siemens. Estas grandes marcas suelen compartir procesos de producción (una forma de ahorrar costes a la vez que exigen unos mismos patrones de calidad), de ahí que en ese caso reciente todas ellas se vieran afectadas por el defecto en cuestión.

Como ya indiqué en alguna otra ocasión, antes de que un lavavajillas salga al mercado, como cualquier otro electrodoméstico (u otro bien con algún tipo de motorización), cada modelo de lavavajillas es sometido a multitud de pruebas de estrés.

Además, el proceso de fabricación en cadena se uniforma y automatiza de tal manera que resulta muy dificil que se escape cualquier pieza desajustada o defectuosa.

Pero todas estas medidas siempre pueden tener un margen de error. Y eso realmente ocurre en muchos ámbitos de fabricación de todo tipo de bienes. Lo que no siempre ocurre es que los fabricantes reconozcan de inmediato el problema y salgan a atender a potenciales usuarios.

Claro está que todo esto también es necesario para mantener la imagen de buenas marcas de las indicadas en este caso. Pero muchos otros fabricantes sin tantos medios para atender en postventa a usuarios acaban callándose y huyendo hacia adelante, hasta que tienen que afrontar su negligencia total.

La campaña de prevención que efectuaron las marcas indicadas, allá por 2013, fue directa e incisiva. Cada una de ellas escribió cartas y correos electrónicos a sus clientes, indicando las fechas de fabricación de los lavavajillas a inspeccionar (así ya podías calcular si el tuyo podía estar incluído en la remesa o no). El aviso ya indicaba que el fallo raramente se reiteraba, pero que pretendían revisar todos los lavavjillas, procediendo a sustituciones de piezas, reparaciones o restituciones completas.

Con la pauta de la fecha de fabricación, más la referencia del número de modelo, lote y serie (indicado en una pegatina identificativa visible para el usuario al abrir el lavavajillas), el fabricante tomaba cartas en el asunto y enviaba un servicio técnico para proceder según conviniera en cada caso para solucionar mejor la incidencia.

 


Artículos relacionados

¿Podrías tener un seguro para todos tus electrodomésticos?

Cuando nos instalamos en nuestra nueva casa nos preocupa bastante estar cubiertos ante cualquier posible incidencia que pueda surgir. Una

Accidentes que suelen ocurrir en la cocina

Como en casa no se está en ningún sitio. Seguro que has oído más de una vez esta frase, o

Lugares de casa más peligrosos

Muchos estudios vienen a determinar cuándo se producen más accidentes. Pero los valores finales de accidentabilidad son realmente multifactoriales. El

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies