Primeros auxilios en el hogar

En caso de algunos de estos accidentes domésticos con niños, los padres deben estar preparados para afrontar y actuar con seguridad para resolver en consecuencia. Normalmente serán cortes y/o moratones sin importancia, pero puede ocurrir que se presenten casos más urgentes.

Aunque se piense que por norma general los hogares son las estancias más seguras, la realidad es que son muchos los peligros constantes que acechan día a día. Si en la vivienda habitan niños y personas mayores, el riesgo de accidentes en el hogar se multiplica.

Traumatismos, quemaduras, heridas, golpes, caídas, rasguños, cortes, fracturas, asfixia y mordeduras de animales son apenas algunos de los muchos accidentes en el hogar que ocurren con los niños.

Para atenuar los efectos de un accidente en el hogar con niños, lo primero es intentar mantener la calma, no agobiarte e intentar solucionar el problema de la mejor manera posible para que el niño no sufra y se sienta más seguro.

Los primeros auxilios son las medidas de urgencia que se aplican cuando una persona ha sufrido un accidente en el hogar, hasta que esta persona pueda recibir atención médica directa y adecuada.

Es necesario conocer algunas técnicas básicas de primeros auxilios para saber actuar con calma, rapidez, y efectividad en situaciones adversas y de estrés como las que provoca un accidente en el hogar.

Conoce diferentes maniobras de primeros auxilios para niños.

  1. En caso de atragantamiento tienes que animar a toser al niño para que se desobstruyan sus vías respiratorias. Si el niño no puede conseguirlo por sí mismo, hay que colocarle boca abajo con la cabeza un poco caída y dar cinco golpes interescapulares secos.
  2. En caso de caída no levantes al niño inmediatamente; asegúrate antes de que no hay fracturas ni aturdimiento.
  3. Si tu niño ha sufrido un accidente en el hogar y como consecuencia se ha intoxicado, acude con urgencia a tu centro médico.
  4. Ante convulsiones, coloca al niño en posición de defensa ladeado para que pueda respirar mejor. No introduzcas nada en la boca ni intentes sacarle la lengua, tampoco hay que intentar detener los movimientos de la convulsión.

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies