Utiliza el programa más adecuado de tu lavavajillas. No uses siempre el mismo

lavavajillas

Puede resultar muy cómodo, en el uso del lavavajillas, tirar por el camino del medio y programar siempre la misma opción. Pero sabes perfectamente que la comodidad en muchas ocasiones es sinónimo de pereza y ésta última casi nunca trae nada bueno. Los fabricantes no investigan y desarrollan nuevas opciones y funcionalidades de nuestros lavavajillas sin que éstas supongan importantes avances y mejoras. En fin, que tu lavavajillas tiene todos esos botoncitos para que selecciones siempre lo mejor, lo que más se ajuste a tus necesidades.

¿Cómo lavar tus platos?

En esta entrada ya te hablé largo y tendido sobre el tema del mantenimiento del lavavajillas, pero el mantenimiento y el uso eficiente, que corre exclusivamente de tu cuenta, se entrelazan mucho en nuestros electrodomésticos, hasta el punto de que se convierten en un todo, como también te indiqué aquí al respecto del equilibrio entre mantenimiento y obsolescencia planeada.

El programa que decides para lavar tu vajilla redunda en el mejor o peor mantenimiento del propio lavavajillas. O sea, no es lo mismo que en un año uses 300 veces el programa Eco a que esas tantas repeticiones uses un programa rápido. ¿Tánta prisa tienes en disponer de tu vajilla limpia? ¿No te queda ni un solo plato y/o cuchara que puedas usar mientras el lavavajillas se dedica a su labor?

Estas preguntas, entre la broma y la realidad te las planteo porque los programas Eco, de larga duración ahorran energía, agua y le dan una mejor vida a tu lavavajillas al exigirle menos energía y potencia. Por lo demás, si has dispuesto tu vajilla y demás utensilios correctamente, los resultados son prácticamente idénticos en ambos programas estándar, según estudios oficiales hechos por entidades independientes como la OCU.

Puesto al corriente de estos datos, no es menos cierto que en ocasiones las urgencias del día a día nos fuerzan a usar alguno de los programas rápidos, que para esto están, faltaría más. Ya sabemos que del pograma Eco al más corto del que dispongamos puede diferir hasta un 60% de tiempo y, si eres de los que dejas los platos repasaditos y bien untados, casi casi como para volver a usar, pues oye, tampoco hace falta tanto tiempo en el pequeño repaso de rigor y mínima higiene 🙂

Aún conociendo los matices de los programas estándar turbo o Eco, te puede surgir un último dilema: es un día grande y has invitado a toda la familia. Cómo no, has sacado la vajilla de honor y meditas el lavado a mano para asegurar un resultado óptimo, privándote de una posible y plácida sobremesa mientras permaneces al timón del fregadero. También eso está medido, si dispones la temperatura por debajo de 45º tu adorada vajilla permanecerá inmaculada al terminar.

De cualquier forma, si la pregunta que te he formulado al principio te va a costar un dolor de cabeza a la hora de elegir un programa u otro, debes saber que hay lavavajillas que disponen de programas automáticos que realizan la selección del programa dependiendo del volumen de vajilla a limpiar así como de la suciedad acumulada que se va detectando en el proceso de lavado, gastando así lo preciso para cada proceso. Son una maravilla, ajustan la presión y temperatura del agua ellos solitos.

Gasto energético menor

Como te he indicado antes, los programas largos del lavavajillas ahorran energía, repercutiendo directamente en tu recibo de electricidad, así como en el recibo de tu sistema para el calentamiento del agua. Como promedio, la OCU estimó un ahorro anual de unos 7,7 euros, a lo que yo humildemente añadiría lo que supone esa mayor expectativa de vida para tu electrodoméstico trabajando de manera más eficiente.

Y oye, truquillo al canto: Si eres de los que está a la última y ya dispone de la tarifa de luz por horas, puedes buscar la franja más barata de la que dispongas y establecerla como rutina para efectuar ese habitual lavado diario de la vajilla.

El mito del mayor gasto de agua del lavavajillas frente al lavado a mano

En lo que no deberías tener dudas es en descartar la opción del lavado a mano, ese es un viejo mito ya caído. Los mismos estudios que te nombré antes, desvelan que el lavavajillas ahorra de media 30,6 litros de agua al día, en gran parte de agua caliente, así que aplícate el cuento, ya no solo es cosa de comodidad (almacenar la vajilla en tu lavavajillas y lavar al final del día es sin duda, más cómodo) sino de ahorro puro y duro. Y ¡anda!, que no sube ni ná la cosa de manera exponencial si lanzas los datos al año…

 


Artículos relacionados

¿Cómo detectar averías en el horno?

Tu horno es capaz de cocinar a altas temperaturas irradiadas a los alimentos y, por extensión, transmitidas a su cavidad

Qué le pasa a mi nevera

La reparación de refrigeradores es, probablemente, la más imperiosa de las intervenciones sobre nuestros electrodomésticos. Nuestros alimentos dependen del correcto

Adiós a los humos

Hoy en día las cocinas se han convertido en habitaciones principales de muchos hogares. Cada vez más, nuestras casas cuentan

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies