¿Qué me cubre el seguro de hogar en la cocina?

¿Qué me cubre el seguro de hogar en la cocina?

Si ahora mismo nos preguntasen a cada uno de nosotros cuál es nuestra cobertura del seguro de hogar, estoy convencido de que prácticamente nadie sabría responder a esta pregunta.
Cuando nos compramos una casa, contratar un seguro es una de las primeras cosas que hacemos, eso sí que es cierto. Pero muchas veces es un mero trámite y no nos molestamos demasiado en saber qué cobertura nos ofrece.

Lo ideal de los seguros es pagar por nada, quiero decir, que lo mejor de tener un seguro, es no tener que usarlo. Pero sin duda, casi todo el mundo alguna vez hemos sufrido un percance, de mayor o menor envergadura en el que hemos necesitado recurrir a nuestro seguro.
Sin embargo, también existe el caso contrario. A veces, sufrimos incidentes en el hogar, dentro de la cocina o en cualquier otro sitio, que pensamos que como son pequeños o sin graves consecuencias, el seguro no nos los va a cubrir. O simplemente por ignorancia. Como decía al principio, la mayoría de nosotros ahora mismo no sabría responder a cuáles son las coberturas de su seguro de hogar, y por lo tanto, ante un accidente, no recurre a él.

Y por supuesto, también muchas veces hemos salido escarmentados por haber dado parte a nuestro seguro de alguna incidencia, y encontramos al año siguiente que por ese motivo nos han subido el precio de la póliza.

Seguro que muchos de vosotros os veis reflejados en cualquiera de estos supuestos que acabo de citar.

Conoce tu póliza

En primer lugar, y para evitar cualquier tipo de duda, es muy importante conocer bien la póliza que tenemos contratada. Comprobar que se adapta a nuestra realidad y saber en qué casos podemos utilizarla y en qué casos no.

Uno de los errores más comunes por desconocimiento, es pensar que nuestro seguro de hogar se limita a lo que nos sucede dentro del hogar, y esto es, en la mayoría de los casos un error, puesto que casi todos los seguros domésticos cubren los robos en la calle, algo que muchas personas desconocen. Evidentemente no es algo que nos suceda todos los días, pero nadie estamos libre de que nos pase, y lo que debemos saber es cómo proceder con nuestro seguro si esto ocurre. Evidentemente el primer paso es poner una denuncia ante la policía, pero te aconsejo que lo siguiente que hagas sea llamar a tu seguro y asegurarte si te cubre las pérdidas sufridas en el robo.

Volviendo al hogar, la cocina es el sitio donde más accidentes ocurren ya que es donde más peligros se concentran: aparatos eléctricos, utensilios cortantes, etc.

Muchas veces son pequeños percances que no pasan a mayores, y que seguramente por desconocimiento no damos parte a nuestro seguro, como por ejemplo, ante la rotura de un cristal. Unas veces como digo, por desconocimiento, y otras por evitar que nos suba la póliza si damos parte, acabamos pagando de nuestro bolsillo algo que se podía haber evitado.

Sin embargo, los seguros están para eso, y si se te rompe el cristal de una puerta o de una mesa, o incluso si se cae un plato sobre tu placa vitrocerámica y se raja, o si te dejas encendido el fuego y se te olvida que está en marcha y el aceite se acaba quemando y provocando un fuego que daña la campana extractora…  En todos estos supuestos, tu seguro debería cubrirlo. Al igual que si hay un corte de luz durante varias horas, y los alimentos que guardas en el congelador se acaban estropeando.

Cuándo llamar y cuándo no

Para solventar todas estas dudas de qué me cubre el seguro y qué no, os recomiendo que os leáis con detenimiento vuestros contratos, concretamente la parte de las coberturas. Sin embargo, también es cierto que este tipo de contratos suelen estar redactados con palabras complicadas o frases que dejan un poco abierta la interpretación de las mismas. Mi consejo:  ante cualquier incidencia, percance o accidente, llama a tu compañía de seguros y pregunta si estás cubierto o no ante ella.
Ninguna compañía te cobrará por la consulta, por muchas que hagas, y sin embargo, te servirá para aclarar tus dudas y saber si puedes reclamar a tu seguro o no.

Dependiendo de la magnitud de la incidencia o del importe que tengas que pagar, ya eres tú quien decide si quieres dar parte a tu seguro, aun a riesgo de que te suban la prima, o prefieres asumirlo tú. Pero si me admites otro consejo, si tu compañía te dice que por dar un parte al año te subirá la prima al año siguiente, intenta negociar con ella, y si no lo consigues, cambia de compañía. Afortunadamente hay mucha competencia donde poder elegir.


Artículos relacionados

¿Que es una hoja de reclamaciones?

El primer paso, no obligatorio, pero sí recomendado, para dar cauce a una reclamación por un servicio deficiente en el

¿Cuál es el servicio técnico más barato?

Existe un equilibrio entre el uso que hagas de tu electrodoméstico y la reparación que busques para él en caso

Golpes en los electrodomésticos

Esperas ansioso la llegada de tu nuevo electrodoméstico. Te lo instalan y te quedas a solas con él. Empiezas a

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies