Qué podemos reclamar al seguro

Los accidentes en el hogar pueden derivar en todo tipo de complicaciones. En primer lugar los daños; después una posible convalecencia según el grado de esos daños; y en tercer lugar puede planteársenos una reclamación por esos daños si la persona accidente no es integrante del núcleo familiar. En el caso de nuestros pequeños, el accidente adquiere mayor consideración hasta la valoración final de los posibles daños.

Qué nos pueden indemnizar

Un alto porcentaje de los accidentes de niños en casa es directamente imputable a ellos mismos, su curiosidad, su falta de pericia o el completo desconocimiento de lo que tienen entre manos.

Siempre viene bien recordar esto porque no siempre será fácil reclamar daños físicos sufridos por nuestros hijos y también para no cargar con un sentimiento de culpa que no nos ayuda a solucionar nada.

No obstante, también es cierto que todavía hoy nos podemos encontrar un electrodoméstico o cualquier otro bien defectuoso o con nulas medidas de seguridad; una instalación sin la debida protección exigida por normativa; o un alimento en mal estado.

En los casos en que, a la luz de la evidencia los daños a nuestros hijos no son imputables a ellos hay que proceder a reclamar daños sobre las personas a quienes más queremos, por su integridad y por la seguridad ante futuros casos.

Los casos de los juguetes son el ámbito en el que más se aprecia la concienciación de los fabricantes de cara a evitar accidentes infantiles, cortes, atragantamientos y demás.

Pero cualquier otro bien doméstico, aunque no esté pensado para el uso por niños, debe estar fabricando y pensado con un componente inherente de seguridad. Bloqueos automáticos de electrodomésticos, sistemas de aperturas seguros…

En esos casos, la reclamación al fabricante resulta imperativa. La demostración de la disfunción o de la deficiente instalación se demuestra de la mejor forma con un documento gráfico, ya sea foto o video.

Una vez atendido nuestro pequeño, con todos los medios que sean pertinentes según la levedad o gravedad del caso, dedica unos instantes a tomar esa foto esclarecedora o ese pequeño video en el que se aprecie que el accidente final es una causa normal a la luz de los defectos que pudiera presentar la instalación, el electrodoméstico o cualquier enser de nuestra casa.

Otro asunto es la responsabilidad civil de nuestro seguro de hogar, una cobertura fundamental de los seguros de hogar y que nos puede ayudar a pasar el mal trago de accidentes domésticos con niños que no sean de nuestro núcleo familiar.

Si nuestro hijo invita a su amigo a casa y a éste le ocurre cualquier cosa, la cobertura de Responsabilidad Civil se haría cargo de cualquier reclamación que pudieran interponer los padres del otro niño. Puede sonar excesivo…, pero lo cierto es que cuando hay daños siempre se buscan culpables y resarcimiento…

Un accidente de un niño puede conllevar:

  • Atención médica: gracias a Dios nuestra extensa sanidad pública ofrece cobertura en casi cualquier contingencia espacial y temporal.
  • Medicamentos: Muchos de los medicamentos necesarios para la recuperación pueden no estar integrados en la Seguridad Social.
  • Rehabilitación: El niño puede requerir de una periodo más o menos largo de rehabilitación. Y decidir una mejor clínica puede no ser barato.
  • Convalecencia: Al igual que los adultos, se pueden reclamar para los niños indemnización por días impeditivos en los que el niño no se pueda mover o no impeditivos pero con limitaciones.
  • Secuelas: Pese a lo que pudiera pensarse, el perjucio estético, el moral y el perjuicio ecónomico también puede determinarse en el caso de los peques. Hay aspectos de estas secuelas como el perjuicio estético que incluso se paga a mayor cuantía que en caso de adultos. También se puede considerar el daño moral como elemento cuantificable.

Como puedes ver, aclarar las causas de un accidente doméstico para buscar una indemnización que pueda cubrir todos estos puntos, adquiere gran importancia.

De quién es la culpa

La mejor forma de dilucidar la culpa de un siniestro acontecido que derive en un accidente es recabar toda la información que nos sea posible, ya sea gráfica o testimonial (solo valen los testimonios de terceros, no de cualquier familiar)

Tal como comentaba antes, una fotografía del instante en el que se produce el daño resulta casi imposible. Más que nada porque siempre procedemos a la atención inmediata de los daños. Pero en cuanto podamos siempre es muy importante fotografiar el lugar de los hechos y la evidencia de sus causas.

La determinación de la culpa debe ser considerado un juicio para evitar percances futuros y para poner al corriente a quien proceda sobre las posibles deficiencias de un bien.

Claro está que la culpa en un accidente conlleva un reparación. Nuestro hijo puede haber requerido una atención médica, un tratamiento o incluso una convalecencia para la cual no disponemos de medios por trabajar ambos fuera de casa.

En última instancia una indemnización es la asunción de una culpa.

Desde hace ya bastantes años una corriente de concienciación sobre la reparación de todo tipo de daños a cargo de los seguros se ha venido extendiendo en toda una normativización y extensa regulación que sirve a su vez para evitar posibles cauces judiciales.

La reclamación por un accidente en el que nuestro hijo ha sufrido un daño no se puede considerar una vía amistosa, pero sin duda alguna es mucho más rápida en su resarcimiento que la vía judicial. Los seguros sirven a esta idea de buscar soluciones de manera más rápida y eficiente.

Si la culpa del accidente es un agente completamente externo al actuar de nuestros hijos o a nuestros propios medios de supervisión, es más que probable que esa culpa y el mal trago del accidente pueda ser compensado en su aspecto consecuencial por un fabricante con un seguro o con el seguro de hogar mismo.

Los seguros de hogar disponen de servicios de defensa jurídica que apenas suponen incremento en el precio de la póliza y que viene muy bien para proceder a este tipo de reclamaciones frente a quien proceda.

 


Artículos relacionados

¿Cómo son de seguros los lavaplatos Balay?

La seguridad de un electrodoméstico, el lavavajillas en este caso, va más allá de su eficiencia y su tecnificación hacia

Reclamaciones en los servicios técnicos

De entrada, asociamos los servicios técnicos de cada marca de electrodomésticos  a seguridad y buen hacer. Y hay bastante de

Lavavajillas con riesgo de incendio

Pensar en un lavavajillas con riesgo de incendio puede sonar contradictorio, considerando su trabajo fundamentado en el uso del agua.

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies