¿es posible recuperar una plancha quemada?

Después de tantos y tantos planchados para cientos de coladas, o por un percance puntual, llega el día en que te encuentras una suela con restos de quemaduras en forma de manchas y/o adherencias con las que es imposible proceder al planchado de nuevas prendas. Vamos a ver unos consejos para recuperar esa plancha, aunque lo ideal es efectuar un mantenimiento constante, una revisión general de la suela de la plancha que se anticipe este tipo de problemas.

Cómo limpiar la suela de tu plancha

Dependiendo del estado de la suela de tu plancha, deberás proceder de un modo u otro, así que enseguida diferenciaremos los dos tipos de limpiezas posibles. Sin embargo, en casos estremos, siempre podrías recurrir a algún servicio técnico para reemplazar la suela (si es tu modelo es reemplazable) o a algún reparador que te asegure que la puede dejar como nueva con un pulidor de metales. Porque en ocasiones el daño causado no es fácilmente subsanable en casa.

Pero como digo, siempre tienes bastante margen de maniobra a la hora de recuperar tu plancha de la ropa. Las indicaciones siguientes son trucos muy conocidos y sumamente efectivos. Así que no tengas miedo de recurrir a ellos siempre que te haga falta.

  1. Limpieza básica de la suela de la plancha: La sal se convierte en una ayudante altamente práctico para arrancar restos de quemados en las láminas de acero de la suela de la plancha. Un puñado de sal gorda esparcida sobre el típico paño seco multiusos del kit de plancha y el paso repetido con la plancha sobre la sal provocará el efecto químico deseado, los restos de quemado se irán retirando paulatinamente. Cuando no se observen restos, y una vez enfriada la plancha, un paso ligero de un paño humedecido la dejará completamente brillante.
  2. Limpieza a fondo de la suela de la plancha: Lo cierto es que no solo una mantenimiento deficiente puede provocar esa apariencia de suela quemada, propia de materiales desgastados o quemados superficialmente, un percance puntual en el que la plancha cae sobre una prenda provoca dos pequeñas catástrofes: la pérdida de la prenda y la quemadura en la suela de la plancha. Todo ello si no pasa a mayores… La cuestión es que una suela de plancha deteriorada puede encontrar su segunda vida considerando interesantes opciones caseras. Por orden de preferencia, te muestro las que más me convencen:
    1. Baño de cera: Fue el primer recurso que conocí, lo tenía visto de mi madre, y lo cierto es que funciona. Se trata de que, con la plancha en caliente, vayas derramando la cera que la mecha de la vela va derritiendo. Las zonas con quemaduras deben quedar completamente cubiertas. Entre el calor de la plancha y el calor de la cera se producte un mágico efecto de ósmosis. Los restos de quemaduras se irán al retirar la cera posteriormente. Puedes proceder a su primera retirada tirando del vapor de la plancha. un repaso con paño en agua caliente terminará de sacarlo todo.
    2. Baño en vinagre: Nuestro viejo amigo desinfectante, el vinagre, también sirve para recuperar una suela de plancha quemada. Una buena dosis de vinagre blanco bien caliente, en el que sumergir completamente un paño es una buena solución en casos de quemaduras mayores. Un buen repaso con este trapo debería arañarlo todo. A mi me resulta algo más desagradable por el olor, pero bueno, no es un aroma químico y sí, es efectivo.
    3. Pasta de dientes: Este último recurso no lo he probado, pero me han garantizado que funciona. Hay que extender una buena dosis de dentrífico sobre la base de la plancha (en frío), formando una película completa. Después, para que la pasta trabaje sobre las quemaduras, debes planchar en un ciclo medio, con constantes golpes de vapor, sobre un trapo fino. Lleva algo más de tiempo, pero según me dicen también ofrece resultados.

Estas instrucciones sirven igualmente para todos los tipos de superficies de suelas de plancha, ya sea acero inoxidable, aluminio teflón o cerámica.

Una plancha con más vida útil en tu hogar

Parafraseando al gran Luis Aragonés: matenimiento, mantenimiento y mantenimiento. El mayor secreto de la vida útil de todo electrodoméstico es el mantenimiento dado. Ya sea que tengas una plancha o centro de planchado, su correcto uso y mantenimiento se convertirá en el añadido de la propia garantía del electrodoméstico, tu garantía como usuario.

Tu principal tarea de uso y mantenimiento de una plancha se centra en que sus conductos del vapor se conserven perfectamente, sin cal ni otros residuos. Por supuesto no es lo mismo si usas plancha que centro de planchado. El centro de planchado te ofrece una importante ganancia en este aspecto, pues el agua que pasa a la plancha ya estará prácticamente libre de cal y otros residuos.

Las planchas, cada vez más sofisticadas, también te ofrecen programas de auto-clean o incluso sistemas antical, pero claro, si no los usas…

En última instancia, la mayor seguridad para el mantenimiento de tu plancha estriba en el uso de un agua blanda (según tu zona) o de un agua destilada si es menester.


Artículos relacionados

Electrodomésticos seguros

Cuando se trata de nuestro hogar todos queremos lo mejor, y lo mejor pasa por elegir para nuestra cocina electrodomésticos

El motor de la lavadora, el alma de la fiesta

Al igual que el motor de tu coche, el motor de la lavadora debe ser cuidado y mantenido con mimo

Hornos que se limpian solos

Cuando la tecnología, al servicio de los electrodomésticos, se convierte en el mejor aliado para las más arduas tareas, ha

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies