¿Quién repara mi lavadora?

La reparación de lavadoras automáticas precisa de manos técnicas que conozcan de principio a fin todos los procesos de automatización. La tecnología es lo que tiene, cada fabricante se reserva el conocimiento de sus implementaciones para mejorar las funcionalidades de las lavadoras en este caso. Cuando la automatización se convierte en esa gran ayuda para todo proceso de lavado, desde la selección de la cantidad correcta del detergente hasta la estimación del mejor programa, ganas mucho en seguridad de lavado, pero como contraprestación, en caso de avería, dependerás siempre de la marca.

Averías en lavadoras automáticas

Resulta tranquilizador y también económico contar con una lavadora automática. En el mejor de los casos puede incluso que puedas lanzar un proceso de lavado vía remota con tu aplicación móvil. La suma de virtudes tecnológicas acaba redundando en la confianza total en la máquina. Disponerte a preparar la colada pensando únicamente en separar color o blanco es una gran ventaja.

Metes la ropa y una buena lavadora automática sensoriza y monitoriza peso y nivel de suciedad. Con la información precisa ya procesada, la lavadora sabe cuánto detergente aplicar, el mejor programa a seleccionar, la cantidad justa de temperatura del agua y el tiempo exacto en el que conseguirá lavar. El resultado: prendas perfectamente lavadas y conservadas de la mejor manera.

El truco: la capacidad de cada marca para ofrecer lavadoras cada vez más autosuficientes y la natural reserva de los desarrollos tecnológicos para conseguir esas lavadoras casi perfectas…

Y digo casi perfectas porque a veces ocurre… Tu flamante lavadora automática deja de funcionar correctamente y te lanza uno de esos avisos de avería tan “simpaticos” pitido e icono de algún tipo de fallo en el display. Si la lavadora está en garantía no hay problema, avisas al punto de venta o al fabricante y que ellos se encarguen de la reparación.

Pero cuando tu lavadora ya no está en garantía no te queda otra que recurrir al servicio técnico oficial.

En ocasiones los avisos de avería no los acabamos de considerar como relevantes. Que nos deje de funcionar el dosificador automático o que el sensor de carga no detecte el nivel correctamente nos retrotrae al momento de puesta en marcha más manual. Nosotros deberemos suministrar el detergente a ojo y elegir el programa de la manera que consideramos más precisa. Puedes tomar esta decisión pero, renunciar a las ventajas propias de una lavadora automática no me parece la mejor opción. Invertiste en una buena lavadora y deberías poder beneficiarte de su gran capacidad de trabajo.

Servicio técnico oficial de la marca

Dos cosas tienes seguras cuando recurres a un servicio técnico oficial. La tarifa será la que viene marcada oficialmente y la avería será solventada de manera definitiva tras su intervención en el 99% de los casos. Que la calidad se paga, sin duda. Pero también es cierto que el pago por una calidad asumida en la atención técnica te asegura una posible reclamación en caso de no resolución final de la incidencia o de reproducción de la misma.

La tendencia en electrodomésticos es la especialización. Una marca solvente crea una red de reparadores formados, franquiciados o propios. Porque cada lavadora funciona de manera diferente, si bien no en la mecánica esencial, sí en la electrónica que la dota de funcionalidades así como en los respuestos y accesorios.

La figura del técnico de confianza al que llamar para reparar televisión, lavadora, plancha, lavavajillas, horno o frigorífico tiende a desaparecer gracias (o no tan gracias) a esta especialización.

Normalmente tenemos la idea de que los servicios técnicos oficiales son más caros que otro tipo de reparadores que todavía subsisten por ahí. Pero lo cierto es que la seguridad que te ofrecen en cada intervención puede asumirse como un hecho diferencial, una calidad a pagar.

Y aún así, las ideas preconcebidas no tienen porqué ser ciertas. El precio de una intervención de un reparador oficial puede ser incluso menor que la de cualquier otro técnico. No tienes más que consultar, comparar y elegir.

Es más, te diré que si tu lavadora tiene un problema netamente mecánico, algo que lo imputas directamente al tambor, a un ruido extraño…, en tales casos puedes llamar a ese reparador todo terreno de confianza. Eso sí, cuando falla la electrónica…, ni te lo pienses. El servicio técnico oficial dispone de sistemas propios para detectar averías, para determinar certeramente fallos. En tal caso no te lo pienses.

Finalmente, en este sentido me gustaría recordarte un truqui (tip, como dicen ahora los más snob). En tu póliza de hogar dispones de un servicio de asistencia en el hogar que puede haber pactado con reparadores tarifas más bajas, o exclusión de la tarifa de desplazamiento. Nunca está de más llamar a tu seguro por si éste puede mediar en ese sentido.


Artículos relacionados

Posibles causas de avería del frigo

La simple idea de pensar en la reparación del refrigerador nos sobrecoge por diferentes motivos: la extorsión que supone para

Garantía de los electrodomésticos

La mejor garantía parte del uso responsable. Pero esta premisa no quita para que, al comprar cualquier electrodoméstico, lo sometas

¿Por qué el lavavajillas no carga agua?

¡Oh no! Avería a la vista. ¿Acabas de darte cuenta de que el lavavajillas no carga agua? Sin duda esta

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies