Cuidado con usar un horno en mal estado

interior-de-un-horno

Hay riesgos 100% evitables. Porque lo que se ve venir acaba siempre mal, y en ese caso la culpa es enteramente de quien no toma medidas. Los accidentes por imprudencia rozan la frontera del accidente para aproximarse a la inconsciencia. Utilizar un horno en mal estado para preparar un asado puede acabar en un incendio en cuestión de minutos.

Cómo saber si tu horno es peligroso o no

El mismo hecho de plantearte la duda es ya un claro indicio de que ese horno no se encuentra en buen estado de uso. Nadie estamos libres de pensar: bueno, lo uso una vez más y ya lo cambio. Pero esa última concesión a un horno con algún problema grave se convierte en una decisión arriesgada. En primer lugar, como menor de los problemas, puedes perder el menú, en segundo lugar puedes estar dando pie a un accidente

No es lo mismo jugártela con la lavadora o con el aspirador (que también tiene su aquel) a jugártela con un horno que trabaja a grandes temperaturas y que puede provocar un incendio en menos de nada. La seguridad en la cocina suele atañer a riesgos de accidentes más elevados y de mayor repercusión que los que habitualmente pueden ocurrir en otras estancias con algunos otros electrodomésticos.

Así pues, una vez que detectemos esos indicios que nos conducen a la sospecha de que algo no anda bien en nuestro horno, no lo pensemos más y dejemos de usarlo, por el bien de todos. Algunos de esos indicios son evidencias palpables de incidencias graves. A saber:

  1. Sale humo del horno: Si durante varios procesos de horneado consecutivos, se produce de manera regular un humo que se escapa desde la puerta o desde la parte trasera, ¡ojo! alguno de los componentes de este horno pueden encontrarse seriamente deteriorados. La salida de humos desde la puerta puede deberse a la acumulación de residuos, sin más. La limpieza es fundamental para no darte sustos. No confundamos un simple vapor propio del horneado con un humo negro que no augura nada bueno.
  2. El horno calienta excesivamente: Es normal que la puerta de nuestro horno, o incluso zonas anexas a éste,  en su parte lateral o superior desprendan ese calor típico por la mera proximidad, pero si detectamos un incremento anormal de ese calor transmitido, podemos tener algún problema grave de sobrecalentamiento por mal funcionamiento de las resistencias o por pérdidas en el aislamiento de la cámara del horno. Un calor desprendido de manera directa, desde el potente foco que es un horno, puede quemar en cuestión de segundos. Los encastrados
  3. Los pilotos parpadean o han dejado de funcionar: La electrónica es un buen reflejo para adivinar el buen o mal estado del propio sistema eléctrico del horno, con su cableado y conexiones. Si los pilotos empiezan a fallar y el resto de aparatos eléctricos funcionan correctamente, estaremos descartando un fallo de suministro general de la red y nos acercaremos a una avería eléctrica del horno. Puede ser una simpleza por una conexión desajustada o en otro caso peor, puede que algún cable se encuentre en mal estado. Uno de esos chispazos provocados por deficiente aislamiento de cables o por tomas en mal estado pueden ser fatales en zonas próximas a un horno trabajando a 200º.
  4. El horno no calienta a la temperatura marcada: Un suministro de energía para conseguir una temperatura x en un horno, y que no llega a alcanzarla nunca puede significar un desvío de esa energía o una disfuncion en alguna de las partes del horno que se está viendo desbordada y que está soportando una sobretensión.

Cualquiera de estas incidencias que pueden acabar en accidente grave puede que sean debidas a detalles menores fácilmente subsanables. La cuestión es no quedarse con la duda. Si eres manitas puedes echar un ojo a tu horno en las zonas donde pudiera estar el conflicto técnico. En caso contrario, una llamada al teléfono de contacto de la marca o a su servicio técnico, con la determinación de tu casuística puede terminar por dilucidar la mayor o menor urgencia y riesgo. En el caso de tu horno, una vez que ha dado alguno de estos problemas, no te quedes con la duda antes de volver a usarlo.

Consejos de seguridad en la cocina

Cada vez más, los hornos van siendo diseñados tecnologícamente más seguros. Los hay con cristales térmicos que inhiben la transmisión del calor de dentro hacia afuera. Pero en un electrodoméstico que trabaja a altas temperaturas siempre hay que extremar las medidas de seguridad. Hay algunas consideraciones básicas.

  1. Riesgos por contacto con el horno: La zona de influencia de un horno, habitualmente ubicado en la parte baja de nuestras cocinas, posibilita accidentes por contacto durante su trabajo a altas temperaturas. Como decimos, hay hornos mejores y peores en cuanto a seguridad. La transmisión del calor de dentro hacia afuera es un riesgo que puede generar quemaduras. Ojo sobre todo con los niños, mientras horneamos, los niños fuera de la cocina.
  2. Riesgos durante la manipulación en el horno: La introducción de alimentos tras el precalentamiento y su retirada final son momentos en los que todos sabemos que podemos quemarnos. Los guantes para horno son instrumentos básicos, su forma de manopla con el dedo pulgar separado, permite una prensión entre este dedo gordo y el resto, seguridad absoluta durante la acometida. Con estos guantes puedes sacar y meter de manera segura, a la par que mantienes el equilibrio de un horneado con caldo. Olvídate de trapos y otros recursos peregrinos. Los guantes para horno son INDISPENSABLES.
  3. Riesgos por mal uso del horno: En no pocas casas he visto que el horno se convierte en un socorrido armario en el que guardar todo tipo de enseres. Su guardado con el horno todavía caliente puede provocar incendios insospechados. El almacenado de elementos puede degenerar en residuos de todo tipo que afectan a la salubridad de futuros horneados y al funcionamiento del horno.

 


Artículos relacionados

Alarga la vida del frigorífico

En tu casa no hay otro electrodoméstico como el frigorífico. Trabaja durante 24 horas al día los 365 días del

Cómo elegir la mejor campana

Cuando tenemos muchas opciones, elegir el modelo adecuado puede resultar complicado sobre todo si no conocemos el producto. Un ejemplo

4 consejos para limpiar bien tu lavadora

La pregunta del millón: ¿Cómo limpiar la lavadora? Hay quien sobreentiende que, tratándose de un electrodoméstico capaz de dejar nuestras

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies