10 trucos para mantener tu horno

interior-de-horno

Los asiduos al horno disfrutamos con ese terminado único del asado. Todo lo que pasa por él adquiere ese regusto a exquisita cocina de antaño. El precio a pagar para poder seguir disfrutando de nuestros menús es el dejarlo al terminar tal cual lo encontramos al comenzar. Como diría aquel, el perfecto estado de conservación supone la mejor garantía alimenticia y de mantenimiento para un uso frecuente.

Mantenimiento diario de un horno

No hay nada más triste que tener unas chuletillas preparadas para sucumbir al calor del horno y encontrarte con que debes llamar al servicio técnico de tu horno porque no hay forma de que funcione correctamente.

Antes de llegar a este extremo, puede haber una continuada omisión en el mínimo mantenimiento. Como cualquier aparato, los pequeños problemas no resueltos acaban un día por sentenciar la completa función.

En este apartado te mostré algunas formas de atajar cualquier futuro problema de funcionamiento por atascos, no se trata de usar la pirólisis (caso de que tengas horno pirolitico) cada vez que ases algo, pero un mínimo de limpieza conseguirá que posibles residuos acaben por afectar a tus alimentos en primer lugar y al horno en segunda instancia.

En casos muy extremos, unos restos adheridos a la resistencia pueden provocar un incendio, ¡imagínate lo que puede ocurrir entonces!

Hay un aspecto relevante aparejado al buen mantenimiento diario de tu horno y no es otra cosa que el ahorro eléctrico consecuente. Te sonará a tontería, pero un horno mantenido trabaja de manera mucho más eficiente rebajando su energía necesaria para el trabajo y repercutiendo en tu gasto. Imagínate si lo usas frecuentemente.

Es verdad, no hay forma de comprobarlo 100% pero a modo de ejemplo en otro ámbito, debes saber que muchas flotas de vehículos de transporte público consiguen una reducción del 20% en consumo de gas adoctrinando y controlando a sus conductores en una conducción eficiente. A todos los niveles la eficiencia supone ahorro.

Y ya no te digo nada sobre lo que puede suponer el buen mantenimiento diario en la vida útil del horno. El trabajo de un aparato con tanta energía empleada como es un horno, si no lo hace en las mejores condiciones, afectará siempre a su longevidad.

10 Pequeños trucos en el mantenimiento diario.

  • Limpieza regular del horno: Al limpiar generalmente la cocina, no estaría de más que pasaras la bayeta por el interior del horno. Por mucho que nos parezca lo contrario, en un compartimento habitualmente cerrado como es el de un horno, también se genera polvo.
  • El horno no es un armario: En ocasiones se nos ocurre dejar sartenes, ollas y demás dentro del horno. Muy bien, buscando huecos como sea, pero puede interferir en el uso posterior del horno.
  • Temperatura justa: Aunque el ojo de buen cubero suele funcionar como costumbre, si estudiamos las temperaturas oficiales de las recetas nos aseguramos de gastar lo necesario.
  • Tiempo necesario: Parecido a lo anterior. Los habituales del horno controlamos bastante los tiempos, pero la referencia recetística seguro que redunda en menor gasto.
  • Bandejas extraíbles del horno: Efectivamente, son extraibles y también limpiables. Además, sacándolas de vez en cuando se favorece que el riel siga teniendo un juego idóneo en su encaje natural.
  • Limpiar solo lo necesario: Pecar por exceso tampoco es bueno. Ni el ventilador ni la bombilla suelen requerir su manipulación con una bayeta humedecida. Si tienen algo incrustado mejor en seco.
  • Revisar los mandos del horno: Mientras horneamos, o al menos al sacar lo horneado, los mandos del panel frontal pueden absorber con deleite el aroma y las grasas que vayan saliendo. O por el contrario pueden quedarse anquilosados por su poco uso. La bayeta con agua caliente puede ayudar a su mejor ajuste.
  • Puerta del horno: Ya que estás pasando el trapo, prueba a frotar el frontal del horno. Hay quien dice que suele haber un cristal 😛
  • Desinfección del horno: Si te sobra un poco de limón y te gusta aprovecharlo todo, puedes exprimirlo sobre un trapo y repasar el horno. Nunca está de más ese poder natural que anticipará el mejor resultado del siguiente asado.
  • Precaución con el horno: Hay un factor externo imponderable. Por desgracia, todos los electrodomésticos con base en el suelo y de no mucha altura hacen las delicias de los niños y, porqué no decirlo de los adultos gafes y/o despistados. Todos ellos deberían estar siempre lejos de la cocina. Esos mandos del horno tan atractivos para niños y tan aparentes para olvidadizos, pueden ser activados sin contemplación alguna.

Artículos relacionados

Cómo tener tu lavadora como el primer día

Cuando compramos un electrodoméstico no basta con comprarlo y olvidarnos de él hasta que deje de funcionar. Todos y cada

Seguridad en la cocina

La seguridad de los lavavajillas Siemens es uno de los aspectos más cuidados por esta marca en cuanto a este

Aprende el mantenimiento del lavavajillas

El mantenimiento del lavavajillas tan solo requiere de unas pautas sencillas. La periodicidad en nuestra intervención como usuarios, coincidente con

2 comentarios

Escribe un comentario

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies