Una placa segura para tu cocina

Una placa segura para tu cocina

La seguridad en el hogar se convierte en una prioridad en las casas con niños, pero también en aquellas en las que viven personas mayores, ya sean solas o acompañadas.

En estos casos hay que extremar la precaución por razones obvias. Los niños son pequeños exploradores que tocan todo a su paso, mientras que nuestros mayores pierden facultades con la edad. Por eso, cuando hablamos de fuego y de altas temperaturas, como es el caso, cualquier precaución es bienvenida.

Las placas de inducción son más seguras que las de vitrocerámica por una sencilla razón. Funcionan con campos electromagnéticos, a diferencia de la vitro que lo hace con resistencias eléctricas.

¿Qué quiere decir esto? Las placas de inducción sólo calientan cuando están en contacto con un recipiente ferromagnético, de ahí que debamos utilizar unas ollas y sartenes específicas. No todas valen. Es decir, si vas a comprar una placa de inducción deberás al mismo tiempo renovar toda tu batería de cocina.

Esto que puede resultar un inconveniente al principio, es una ventaja. La inducción es mucho más rápida que la vitro y sólo genera el calor necesario, por lo que consumen menos energía. Esto se traduce en un ahorro en nuestra factura de la luz. Pero además de ser más sostenibles y más respetuosas con el medio ambiente son más seguras por lo que hemos comentado antes.

Sólo calientan cuando entran en contacto con otra superficie magnética, de tal forma que si te has dejado el fuego encendido, y por un descuido, posas la mano encima, no te quemarás. Tan sólo notarás un poco de calor.

Las quemaduras de mano o dedo provocadas por la vitrocerámica son más frecuentes de lo que nos gustaría. No es extraño que un niño pose su manita sobre la encimera en busca de otra cosa o que nos apoyemos nosotros sin darnos cuenta.

Con la inducción, tu seguridad está garantizada en este aspecto porque el calor sólo se genera de forma instantánea en la zona de inducción y luego se disipa igual de rápido cuando lo apagas.

Además, esto tiene otra ventaja añadida: si el agua se desborda durante la cocción no se quemará sobre la superficie, algo que sí ocurre con la vitrocerámica, como habrás comprobado en más de una ocasión.

Bloqueo antiniños

Pero además de esto las placas incorporan también apagados automáticos o bloqueos para niños. Hay diferentes formas de bloquearlas.

Por ejemplo, las placas de Bosch se bloquean pulsando el símbolo de llave o el la mano en posición de “stop”. Para ello deberás presionar durante unos segundos. En las placas dominó este botón aparece con el símbolo del reloj. 

Para bloquearlo deberemos mantenerlo pulsado también unos segundos. Eso sí para activar el seguro de niños, la placa tiene que estar apagada antes de bloquearla. Esto es importante porque si no, no se bloqueará.

En las placas de Balay, el sistema es similar. Con la placa apagada, pulsamos durante cuatro segundos el símbolo de la llave. Para desactivarla después deberemos hacer lo mismo pero esta vez con la placa encendida. Es decir, encendemos la placa y pulsamos el botón de la llave.

Para no repetir la operación tantas veces o para quedarnos más tranquilos, existe una opción para que el seguro en estas placas de Balay se conecte de forma automática siempre que apaguemos la placa.

Pregunta por esta opción cuando vayas a comprarla o consultalo en el manual de instrucciones. En las páginas web de los fabricantes, puedes acceder a estos manuales antes incluso de comprar el manual. Así conocerás tu electrodoméstico en profundidad antes de comprarlo, y acertarás.

Otras funciones interesantes

Pero como decíamos antes, la seguridad es una cuestión que nos atañe a todos. Todos en algún momento tenemos descuidos, ya sea porque tenemos que atender muchas cosas a la vez; por las prisas o porque nuestra mente está en otro lugar en ese momento. Nadie está exento de sufrir un accidente doméstico.

Por ello, algunas placas de inducción tienen también una desconexión automática. Se apagan solas cuando ésta lleva encendida mucho tiempo sin que se realice ninguna modificación en la temperatura. En ese caso, la placa entiende que ha sido un descuido. ¿Cuánto tiempo tardará en apagarla? Esto dependerá del nivel de potencia seleccionado. Cuanto mayor sea ésta, antes lo apagará, mientras que si es el mínimo tardará más tiempo en hacerlo. El tiempo es entre 1 y 10 horas en las placas de Balay, por ejemplo.


Artículos relacionados

Receta de hamburguesas de atún para niños

Ahora puedes encontrar opciones de lo más diversas a la hora de comenzar a hacer recetas de pescado para niños.

Opiniones de los clientes de lavadoras AEG

La compra de un electrodoméstico, no importa si solo tenemos que renovar uno antiguo o si el que teníamos se

9 formas de promocionar tu producto

Emprender un negocio siempre es una aventura. Pero también lo es la creación de cada uno de los productos que

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies