Uso correcto del microondas

recipientes-para-microondas

Utilizar el microondas es algo tan cómodo, habitual y socorrido, que a veces no procedemos de la mejor manera en su uso. Debes tener en cuenta que diferentes aspectos de seguridad entran en juego en cuanto pulsas el accionado del microondas. En primer término, la seguridad alimentaria, pues los alimentos pueden verse afectados por un uso indebido, y en segundo lugar porque no vale meter cualquier cosa para que el microondas funcione correctamente.

Utensilios no aptos

En principio es muy sencillo el poder determinar qué envases son aptos para su introducción en el microondas. En la base (a través de una pegatina o de marcas incrustadas) deben tener el icono propio de las ondas que se traducen en su validez para ser sometidos al calor de las ondas electromagnéticas. No es un asunto baladí, pues que un recipiente no sea apto para el microondas puede afectar a tu salud.

Como digo, el uso indiscriminado de cualquier recipiente puede tener riesgos de distintos tipos:

  • Riesgos materiales: Todos tenemos clarísimo que el metal y el microondas son enemigos acérrimos. las ondas electromagnéticas, al entrar en contacto con materiales metálicos generan corrientes eléctricas. Imagínate lo que puede llegar a pasar con una corriente eléctrica descontrolada dentro del aparato… (puede que hasta te haya tocado verlo alguna vez, no digo más) Encender el microondas sin nada dentro también puede provocar daños graves en el aparato a medio-largo plazo. No pasa nada porque se te pase un instante, pero su actividad continuada también puede llegar a provocar averías mecánicas graves, pues las ondas se dispersan sobre las diferentes partes del propio microondas.
  • Riesgos personales: El viejo dilema del plástico… Sólo la buena fe en los fabricantes de tantos tipos de Tupper, moldes y demás se convierte en nuestra pauta de confianza para no permitir que las ondas actúen sobre el plástico o goma del recipiente correspondiente. El problema surge de la posible composición del plástico en cuestión. La variabilidad en los porcentajes de mezcla que componen los plásticos se traducen en casos de aleaciones no apropiadas, en la liberación de sustancias químicas nocivas para el organismo. Sobre todo deberíamos cerciorarnos de que nuestros envases no tienen una gran composición de este elemento u otros potencialmente de riesgo. Pero claro, no es fácil determinarlo a no ser que tengas un laboratorio en casa. Sin embargo, una sencilla prueba te servirá para determinar si el material en cuestión es idóneo para el microondas. Basta con que coloques el recipiente vacío en el microondas, a su vez colocas otro con una taza llena de agua en su interior. Programas un minuto de acción del microondas a un nivel de calor alto. Si el recipiente vacío sale frío, ideal, seguro que no desprenderá sustancia alguna. Si quedó tibio, puedes tener dudas, así que no lo uses para procesos de calentamiento muy prolongados. Si se ha calentado, deséchalo para esa función.

El mal estado por golpes o usos continuados también comporta riesgos a la hora de usar envases, tanto por reventones dentro del microondas como por cortes que pudieras sufrir, sobre todo al sacarlos (con el añadido de la caída de los alimentos). En ocasiones le cogemos un cariño especial a la vajilla, o nos da pereza reponerla, o tenemos casi todo metido en el lavavajillas. Sea como fuere, seguro que el disgusto de verla reventar dentro del microondas, pringándolo todo, ocurrirá un día y será peor.

Por supuesto, plástico de baja densidad como bolsas de preservar alimentos, envases de yogur u otros no deberías introducirlos nunca, directamente acabará mezclándose con el alimento al sufrir un derretimiento directo.

Limpiar y eliminar olores

Con las cubiertas especiales de hoy en día, suele ocurrir que consideramos que éstas ya se ocupan de mantener el microondas libre de salpicones y de suciedad. Así que pueden pasar semanas o meses sin que un trapo húmedo pase revista al interior del microondas.

Pero nos olvidamos de las emanaciones, de las gotas que quedan al retirar la cubierta, así como de los respiraderos de dicha cubierta, por donde se libera vapor y algún que otro minúsculo salpicón. Con todo ello, al pasar los días abres el microondas y aparece un olor a carne-pescado-verdura, todo junto y con cierta sensación de podredumbre.

limpiando-microondas-con-limonNo es cuestión de permitir que todos esos olores (que no olvidemos provienen de restos que están ahí) se incrusten en nuevos platos cocinados, ni que de los reductos inapreciables de suciedad puedan aparecer focos biológicos de contaminación. Que cada nuevo plato huela sólo a sus ingredientes, y que en el conjunto de la presentación no participen elementos ajenos a la receta es algo fundamental y bastante fácil de conseguir.

Es tan sencillo limpiar el microondas… Con un vaso de agua medio lleno, salpicado del jugo de un limón lo tendrás dispuesto para el remate final de la bayeta y su secado posterior. ¿Cómo? Muy fácil. Dejas el vaso actuar, el tiempo que sea preciso para que el agua empiece a removerse inquieta como señal de estar empezando a evaporarse. El agua con el limón evaporado, limpia y desinfecta por sí sola. Inmediatamente después pasas la bayeta humedecida para arrastrar cualquier resto y secas después. ¡Como nuevo, oiga!


Artículos relacionados

Microondas de diseño

El microondas es uno de los electrodomésticos más usados, aunque si lo piensas bien… ¿cuál no lo es? Lo que

La importancia de la sal en el lavavajillas

El mantenimiento del lavavajillas requiere de unas mínimas pautas para conseguir sacar lo mejor de este estupendo electrodoméstico. La comprobación

Limpieza de campanas extractoras: más fácil de lo que parece

Un mantenimiento correcto de los electrodomésticos de la cocina implica limpiezas regulares de los mismos. La limpieza de campanas extractoras

Write a Comment

<

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies